El Ministerio de Educación, a través de la Subsecretaría de Planeamiento Educativo, Informática y Evaluación, llevó adelante dos conferencias denominadas “Aula y Tecnología: El otro imposible” dictadas por el reconocido filósofo Darío Sztajnszrajber.

La primera conferencia se brindó el martes en Río Grande en el Gimnasio San Martín y este miércoles en el Cine Pakewaia de Ushuaia.

Al respecto, la de Planeamiento Educativo, Informática y Evaluación de Planeamiento Educativo, Informática y Evaluación, Claudia Castiglioni comentó que “esta es una capacitación dirigida a docentes con el fin de repensarnos como educadores y promover la reflexión hacia un cambio de práctica escolar, utilizando nuevos entornos tecnológicos de aprendizaje”.

“Pretendemos como meta saber qué nos pasa como docentes en relación con ese otro en el aula que es la tecnología y que muchas veces genera resistencia, pero en realidad con los estudiantes podemos aprender de ella” afirmó la funcionaria.

Por su parte, el filósofo Darío Sztajnszrajber explicó que “debemos pensarnos como docentes a la luz de los cambios que se viven en el día de hoy. Por un lado, la irrupción de nuevas tecnologías, pero también de nuevas formas de pensar pedagógicamente. De pensar qué significa la escuela y el ser docente en una escuela que cambia, entendiendo que la escuela siempre está en crisis y que la crisis no es algo negativo, al contrario, le da vida a la escuela y la obliga a reinventarse permanentemente”.

“Como filósofo lo que hago es pensar las formas en que las tecnología afectan el trabajo en el aula y me parece fundamental salirse de estereotipos y poder entender de qué modo la tecnología permanentemente ha transformado a la naturaleza humana históricamente. Uno no puede inmunizarse de la tecnología creyendo que es algo de lo que uno puede disponer como quiere, aceptarlo o rechazarla, me parece que es al revés, somos tecnología, el ser humano es técnica, el lenguaje es técnica, es decir que permanentemente estamos siendo constituidos por la tecnología y antes de hacer una especialización técnica hay que hacer primero un tratamiento filosófico, para poder de algún modo pensar el rol del docente” finalizó Sztajnszrajber.