La convocatoria está prevista para las 20 horas y será en el marco del Día Nacional para la Prevención del Abuso contra los Niños, Niñas y Adolescentes. “Es una concientización para hacer ver a la gente que el abuso sexual infantil está en Tierra del Fuego, y está muy tapado”, expresó Romina Talavera, integrante de Pañuelos Amarillos.

Por Elias García.-

Madres integrantes de Pañuelos Amarillos en Río Grande realizarán una intervención en el puente General Mosconi, a partir de las 20 horas de este jueves, para conmemorar el Día Nacional para la Prevención del Abuso contra los Niños, Niñas y Adolescentes, y devolver los distintivos a unos de los lugares de referencia de la ciudad.

La convocatoria es abierta a la población y consistirá en continuar “la concientización en distintos puntos de la ciudad, en la plaza, el puente, la avenida Santa Fe” sobre la lucha contra el abuso sexual infantil.

“No es una campaña sino una concientización de hacer ver a la gente que el abuso sexual infantil está en Tierra del Fuego, y está muy tapado. Lo que quisimos hacer es que se vea que la justicia no está moviendo las cosas y a raíz de todo esto empezaron a  moverse los casos de hace más de 4 o 5  años, inclusive los nuestros”, explicó Romina Talavera, integrante de Pañuelos Amarillos, a Tiempo Fueguino.

“Vamos a acompañar a las mamás que estén atravesando esto porque hoy somos cinco mamás pero detrás de nosotros hay un montón de casos más que se están animando a hablar, a hacer denuncias o esperando que se muevan sus causas”, manifestó.

Talavera pidió a la comunidad que “tome conciencia de que en Río Grande hay un montón de casos de abuso sexual infantil y adolescente que están paralizados anterior a la pandemia”.

“Necesitábamos que activaran las causas, habían expedientes parados y empezaron a moverse. Así llegamos al primer juicio de Saldivia y conseguimos una condena de ocho años. Hicimos una vigilia de ocho a diez horas, estuvimos haciendo campamento durante los nueve días del juicio para poder acompañar a la familia y que no estén solos. Ellos llegaron al juicio sin un representante legal, sin un abogado y tuvieron el patrocinio de la fiscalía, que actuó como consideró”, recordó.

“Para nosotras jamás va a ser una condena por decir así satisfactoria, así sean cuatro, ocho o 12 años de cárcel porque jamás se va a poder reparar lo que ellos rompieron; quebrantaron la inocencia de nuestros hijos y el daño para ellos es irreparable así que cualquier condena va a ser insuficiente”, consideró Talavera.

“Tenemos un acompañamiento increíble, impresionante y jamás visto de toda la población, mañana (por hoy) los esperamos en el puente General Mosconi para volver a colocar los pañuelos que nos sacaron hace un mes”, concluyó.

En dicha oportunidad el personal municipal quitó las cintas amarillas colocadas en el puente y otros sectores de la ciudad, cuya acción fue advertida por los propios vecinos.