En el marco del amparo presentado por la provincia contra el municipio de Río Grande en la justicia, por presunta contaminación con efluentes cloacales, el viernes pasado se realizaron tomas de muestra en algunos puntos de la ciudad así como la inspección ocular de la Planta de Tratamiento de la ciudad.

Al respecto la Secretaria de obras públicas del municipio, Gabriela Castillo, detalló que “se constató  que la planta está en funcionamiento, se tomaron muestras en la máxima norte y salida de la margen sur; y se hizo una inspección ocular con un relevamiento fotográfico”.

“Ahora estamos a la espera de los resultados de la muestra para entregar los resultados a la justicia e 15 de febrero. El municipio ha planteado hacer un estudio en la salida de cada uno de los caños para que se analice el impacto en la zona, y no que se hable de contaminación alegremente cuando nunca se ha analizado el vuelco de la salida de los caños; en ninguna de las 46 salidas de los pluviales de la ciudad” cuestionó la funcionaria.

Además opinó que “hoy se hacen apreciaciones en el aire, sin tener datos fehacientes de haber hecho estudios sobre la masa de agua y el suelo en las proximidades de la salida de cada uno de los pluviales”.

Por otro lado, Castillo indicó que dado que las pruebas presentadas por la provincia eran del mes de mayo, desde el municipio se planteó hacer un análisis del estado de situación actual, “donde hemos entregado documentación que respaldada todo lo que viene haciendo, lo que ha realizado y lo que tiene en ejecución”.

Otro punto que planteó la secretaria fue que en base a que la provincia plantea una conexidad con la causa ACU (Asociación de Consumidores y Usuarios)  donde tanto provincia como municipio fueron demandados por la contaminación del Río Grande; es que “entendemos que de la misma manera, si la provincia está demandando al municipio, en realidad se está auto demandando; con lo cual en esto que deben ir juntos porque precisamente la conexión de esa causa involucraba responsabilidades del municipio y la provincia”.

“La justicia determinará el estado de situación actual y si es necesario llevar adelante un plan de trabajo por ambas parte, definiendo cuáles son las responsabilidades a asumir desde la provincia y desde el municipio” aseveró.

“Entendemos que más allá de que no está el proceso completo sobre los efluentes que salen en la máxima norte y en la margen sur, claramente hay un proceso de pre tratamiento y filtrado que se realiza en las 22 estaciones elevadoras de la ciudad, y que de esta manera no estamos hablando de que el flujo crudo que  sale al mar sin tratamiento; sumado a las obras que están proyectadas” expresó.

Por último reafirmó que la planta de tratamiento “funciona bien”, destacando las mejoras realizadas en el montaje de laboratorio, en equipo; sumado a proyectos “que tenemos en el trabajo de los barros deshidratados de la planta como abono, la reutilización de agua de pluviales para riego entre otros, como segunda etapa más allá de otras redes para la ciudad”.