A 48 horas del regreso de los equipos argentinos a la Copa Libertadores se desató la primera polémica en cuanto a los contagios de los jugadores y aparece Boca como el gran protagonista, con una decisión que dio que hablar y tiene que ver con la inclusión de jugadores que siguen dando positivo de coronavirus tras varios días.

Ante este conocimiento de la situación, desde Libertad de Paraguay se disparó la crítica en un comunicado donde se habla de “indignación y repudio” ante la situación y reclamó a Conmebol para que intervenga en la situación, ya que el protocolo del ministerio de salud paraguayo respaldaba la decisión.

Por eso, el ente sudamericano tomó cartas en el asunto y se expresó con una serie de artículos en donde presentó los avales para que Boca pueda viajar con dichos jugadores que llevan cumplido cierto tiempo desde que se les detectó Covid-19 en sus cuerpos a través del hisopado PCR.

Entre ellos, uno de los principales destaca que “las resoluciones y normativas de las autoridades de cada país TIENEN PREVALENCIA sobre cualquier disposición de la CONMEBOL. Permitir o no el ingreso de personas a su territorio es obviamente una prerrogativa de cada gobierno, así como las exigencias requeridas para ello”.

Puntualizando en el caso de los deportistas en sí, Conmebol agrega que “la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y el Centers for Disease Control and Prevention de EEUU, hacen una clara diferenciación entre los PCR (+) de quienes están cursando la enfermedad y pueden contagiar a otros y los PCR (+) de quienes superaron la enfermedad, los cuales SON CONSIDERADOS RECUPERADOS Y YA NO CONTAGIAN”.

De esta manera, no habrá impedimentos para la mayoría de los jugadores de Boca que hayan dado positivo por primera vez el pasado 2 de septiembre, ya que se cumplirán los 14 días reglamentarios de aislamiento. Ante este caso, algunos deberán continua ren el país recuperándose de la misma y pensando en el partido con Independiente de Medellín.