5.2 C
Río Grande
9 de julio de 2024

Confirman que la salmonicultura en la provincia es posible

El investigador principal Gustavo Lovrich, científico del Cadic-CONICET, confirmó que perfectamente se podría establecer la industria de salmónidos en Tierra del Fuego, con un sistema de producción en tierra como prevé la legislación vigente.

La posibilidad de establecer la industria de salmonicultura en la provincia de Tierra del Fuego generó un debate en diversos sectores. Gustavo Lovrich, investigador principal del Cadic-CONICET, confirmó que la implementación de esta actividad es factible en la región, siempre que se sigan los sistemas de producción en tierra como lo estipula la legislación vigente.

Lovrich, por FM Master’s, sostuvo que, si es posible criar animales en agua fría en lugares como Dubai o cerca de Miami, también es viable en Tierra del Fuego, donde naturalmente se dispone de aguas frías. “Afortunadamente hay una práctica que está investigada y probada hace ya casi 20 años, que son estos sistemas de recirculación cerrados de acuicultura, que permiten tener el sistema completamente controlado”, señaló el científico.

Este método utiliza el agua de cultivo de manera eficiente, recirculándola a través de diferentes tipos de filtros para purificarla antes de devolverla a los estanques. Además, los desechos generados pueden ser reutilizados en otras actividades, como el cultivo de lechugas en quintas.

Lovrich también destacó la importancia de ubicar estos sistemas cerca de cuerpos de agua, aunque subrayó la necesidad de evitar la tentación de descargar desechos directamente en el mar o lagos.

El investigador hizo hincapié en la necesidad de establecer controles rigurosos para la salmonicultura, comparando la situación con otras actividades pesqueras y la vida cotidiana: “La pesca de centolla, si no hay controles se van a seguir pescando los animales que no se pueden pescar. Si no hay controles, vamos a pasar los semáforos en rojo y de hecho los pasamos, todos los días. Si no hay controles, esta sociedad no funciona”.

Lovrich criticó la ley general actual de pesca y acuicultura en Tierra del Fuego, calificándola como un “paraguas” que requiere de regulaciones específicas para nuevas actividades. También comparó las regulaciones de Noruega y Chile, indicando que las estrictas normativas noruegas protegen mejor al medio ambiente frente a las leyes más permeables de Chile.

En términos de impacto ambiental, señaló que todo depende de la escala y del grado de intensidad del cultivo. La cantidad de animales en jaulas y la proximidad de estas a otros cuerpos de agua son factores críticos. En Noruega, por ejemplo, la existencia de salmones salvajes reduce el impacto del escape de salmones de cultivo, un problema que es menos controlado en Chile.

El avance de los sistemas de recirculación cerrados es notable a nivel mundial, y se espera que aproximadamente un 20% de la producción mundial de salmón provenga de estos sistemas en los próximos años. Lovrich resaltó que, aunque estos sistemas tienen costos de instalación similares a los de las jaulas marinas, presentan limitaciones de producción debido al espacio físico disponible en tierra. Sin embargo, destacó que el salmón producido en sistemas cerrados es considerado un producto premium, cada vez más preferido por los consumidores, aunque a un precio más elevado.

Gustavo Lovrich también abordó el problema de la legislación, advirtiendo contra la influencia excesiva de las empresas en la creación de leyes, citando el caso de Chile como un ejemplo negativo. “Lo que tenemos que hacer es prever esto y el mismo Estado, hablo de Estado, no de gobierno, hablo de todos. Nosotros debemos estar presentes a la hora del armado de estas leyes”, afirmó.

El investigador concluyó con un llamado a la conciencia y la acción colectiva, destacando la necesidad de equilibrar el desarrollo industrial con la conservación ambiental. “Espero que la gente se concientice, se movilice, en consecuencia, que la gente no se quede sentada de vuelta. Me parece que esta es otra oportunidad para demostrar qué vocación tenemos como provincia, si tenemos una vocación solo industrial productivista o también tenemos una vocación del cuidado de recursos naturales y del ambiente como un valor no comercial, no monetario”.

La instalación de la salmonicultura en Tierra del Fuego presenta una oportunidad significativa para la industria local, pero requiere un enfoque equilibrado y regulado para asegurar su sostenibilidad y minimizar el impacto ambiental.

Compartir

También podés leer

La salud como eje central de la política municipal

La Jornada de Prevención de Juegos y Apuestas Online,...

Domingo de trineos locos en Tolhuin

Tolhuin vivió el evento "Trineos Locos," que tuvo lugar...

Gustavo Melella sería uno de los ausentes en el Pacto de mayo

El gobernador de Tierra del Fuego, se suma a...

Ya se palpitan las finales de Copa Argentina

USHUAIA (Por Lien Tapia).- Pensando en las definiciones de...