El Tribunal de Juicio Oral consideró al imputado penalmente responsable de los ocho cargos por los cuales se lo juzgó: siete por abuso sexual simple y uno por abuso sexual con acceso carnal. Además se le otorgó una multa económica y la prisión inmediata tras finalizar el proceso.

El imputado Claudio Antonio Guerrero Villarroel fue condenado a 18 años de prisión de cumplimiento efectivo por parte del Tribunal de Juicio Oral, que lo consideró penalmente responsable de cometer un abuso sexual con acceso carnal agravado, cometido en un número indeterminado de veces, en concurso real y en concurso ideal con promoción de corrupción de menores agravado; y abuso sexual simple reiterado (cuatro hechos) y tentativa de abuso sexual simple y exhibiciones obscenas (dos hechos).

La condena resuelta por el Tribunal de Juicio Oral el último viernes incluyó una multa económica y la inmediata detención del imputado, quien asistió a lo largo de todo el juicio por sus propios medios a la sede judicial tras expirar la prisión preventiva. Por dicho motivo Guerrero Villarroel fue trasladado de inmediato a la Unidad de Detención N° 1 en un rápido operativo en conjunto entre la Policía Provincial y el personal penitenciario.

En cuanto a las víctimas, los jueces determinaron su asistencia psicológica por intermedio de organismos provinciales y municipales.

“Estamos conformes”

El abogado Eduardo Nicolás Casariego, representante legal de la querella en la causa por abuso sexual, se mostró “conforme” con la pena impuesta al imputado, “sobre todo porque fue un proceso que se extendió durante más de cinco años contando tanto la etapa de instrucción como la etapa del debate”.

“Fue un proceso muy complejo donde acompañamos todo tipo de pruebas y gracias a Dios llegamos a una condena, finalmente podemos ver a esta persona que es de suma peligrosidad tras las rejas”, observó el letrado en diálogo con Tiempo Fueguino.

“Si bien no sabemos cuánto se adjudica a cada uno de los delitos cometidos por el imputado entendemos que, conforme la solicitud del fiscal, por el mes de junio de 2019 donde habían pedido 10 meses por los siete abusos; el resto de la pena podría corresponder en este caso a nuestro hecho en particular, canalizado por la doctora (Laura) Urquiza, que nosotros acompañamos en cuanto a la solicitud y a la formulación de la pena”, precisó Casariego.

“No sabíamos cómo iba a resultar el tema de la acumulación de causas, sabíamos que se iba a imponer una pena única y el único parámetro que teníamos era la pena que había solicitado el fiscal anterior de 10 meses por siete hechos, lo cual nos parecía exiguo y mínimo atento a la peligrosidad de la persona y a la escala penal pero se pudo arribar a una sentencia que consideramos justa”, manifestó.

“Cerramos un ciclo y un proceso muy doloroso para la víctima muy doloroso de transitar, por los años y por lo que se extendió. Agradecemos a la familia”, cerró Casariego.