Es por el hecho producido el pasado 5 de julio, cuando personal de la Policía lo encontró manejando un automóvil en pleno centro de la ciudad. La Jueza Correccional Felicitas Maiztegui Marcó, le unificó la pena en 13 años y 5 meses de prisión efectiva y 10 años de inhabilitación especial para conducir vehículos automotores.

A raíz de la sentencia el condenado se encuentra actualmente alojado en la Unidad de Detención de Ushuaia.

La Doctora Felicitas Maiztegui Marcó  a cargo del Juzgado Correccional del Distrito Judicial Sur, condenó a Emiliano Gabriel Ortiz, a la pena de 1 año y 6 meses de prisión de cumplimiento efectivo, por los delitos de quebrantamiento de una inhabilitación judicialmente impuesta y resistencia a la autoridad, en concurso real, por el hecho ocurrido el 5 de julio de este año, en Ushuaia.

Los policías advirtieron que circulaba por Prefectura Naval y Piedrabuena, en un automóvil marca Nissan, modelo Versa, y al ver que lo buscaban, aceleró, se subió a la vereda y esquivó el móvil policial; continuó su marcha hasta San Martín y 25 de Mayo y se bajó del vehículo para darse a la fuga con dirección a Maipú, donde finalmente fue interceptado por la Policía.

En virtud de una condena anterior que pesaba sobre el condenado, de 12 años de prisión y 10 años de inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por los delitos de homicidio en concurso ideal, con homicidio en grado de tentativa y con participación en una prueba de velocidad ilegal, dispuesta el 20 de marzo de 2009, por el Tribunal de Juicio en lo Criminal del Distrito Judicial Sur, la Jueza Correccional dispuso la pena única de 13 años y 5 meses de prisión efectiva y 10 años de inhabilitación especial para conducir vehículos automotores.

Para el dictado de la pena de la condena, la magistrada tuvo en cuenta como atenuantes que Ortiz es padre de familia, y como agravantes que sus antecedentes penales son indicadores claros de por qué se lo había inhabilitado para conducir –homicidio-.

Maiztegui Marcó le revocó la libertad condicional de la que gozaba el imputado, y en consecuencia dispuso mantener su detención, además de declararlo reincidente.

Cabe recordar que Ortiz fue condenado en 2009 por el Tribunal de Juicio debido a que un año antes, mientras corría una picada en su auto, atropelló y mató a Vanina Jesica Espinola de 17 años e hirió a su novio Jonatán Fabían Ángel. En el juicio terminó condenado a la pena de 12 años de prisión y 10 años de inhabilitación para conducir, motivo por el cual antes de recuperar la libertad condicional en 2016, la jueza Maiztegui Marcó le impuso una orden expresa de que no podía manejar.