El veredicto se dio a conocer este miércoles al mediodía por parte del Tribunal de Juicio Oral, que tuvo en cuenta el cargo que se le atribuía al imputado al comienzo del juicio, pese al cambio que existió por parte de la fiscalía en la acusación durante el transcurso del mismo.

Los jueces Eduardo López (presidente), Martín Bramati y Vanina Cantiani del Tribunal de Juicio Oral del Distrito Judicial Norte condenaron, este miércoles, a un hombre por considerarlo penalmente responsable del delito de abuso sexual simple agravado por ser encargado de la guarda y cometido contra una menor de 18 años, aprovechando la situación de convivencia preexistente.

No obstante, la condena aún no está firme por lo que el imputado en cuestión continuará en libertad hasta tanto eso suceda.

El fallo dio por desestimada la solicitud de la nulidad del juicio de la defensa del imputado, a cargo de la doctora Lorena Nebreda, y también de la representante del Ministerio Público Fiscal, la doctora Laura Urquiza, quien planteó ocho años de prisión para el abusador.

El pedido de la Fiscalía en cuanto a la cantidad de años de pena correspondió al cambio en el delito por el que se lo acusaba al imputado, que pasó de “abuso sexual simple agravado” a “abuso sexual gravemente ultrajante”, en pleno desarrollo del juicio oral y no público.

Cabe recordar que los hechos se produjeron entre 2015 y 2016, año en que la familia de la víctima realizó la denuncia en la justicia, con más de cuatro años de espera para llegar a la instancia del debate oral.

El delito de abuso sexual simple contempla una escala penal de cuatro meses a cuatro años de prisión, mientras que en el caso del abuso sexual gravemente ultrajante la pena varía de ocho a 20 años de prisión.