Hoy terminaron los alegatos en el juicio por el escándalo Glisud, que se desarrolla desde el 8 de marzo en el Tribunal de Juicio en lo Criminal del Distrito Judicial Sur. Habrá un cuarto intermedio hasta el viernes 23 a las 9.30 cuando el Tribunal invite a los imputados a dar palabras finales antes del veredicto.

El primer en alegar fue del abogado Francisco Ibarra, defensor de Gustavo García Casanova y Néstor Sierra, quien expuso que sus defendidos debían ser absueltos, ya que consideró que no se había acreditado ningún perjuicio contra el Estado en el Fondo Residual.

Asimismo, el letrado ratificó el planteo de nulidad que había efectuado en la instancia de cuestiones preliminares, respecto del requerimiento de elevación a juicio, realizado por el Ministerio Público Fiscal, el que “carece de claridad y precisión”, opinó.

Por su parte, Diego Cruz Estevarena, abogado defensor de Enrique Pinto, requirió a los integrantes del Tribunal de Juicio la nulidad de la pena de 4 años de prisión solicitada por la querella representada por el Dr. Martín Muñoz, así como la desestimación del pedido de pena del Fiscal Eduardo Urquiza.

“No se acredita que Pinto (Enrique) haya actuado en connivencia ni que haya habido perjuicio contra el Estado ni el Fondo Residual”, enfatizó durante su alocución, y sostuvo que la causa está “contaminada por el poder político”.

Los Doctores Núñez e Ibarra (Matías) se remitieron a lo que expresaron los otros dos defensores e hicieron hincapié en la inocencia de sus asistidos.