Tal como se viene anunciando desde el 2012, la empresa británica Rockhopper avanza con las negociaciones necesarias para extraer crudo en las Islas Malvinas, a finales de este año.

El CEO, Sam Moody indicó que el trabajo desarrollado para el yacimiento “Sea Lion” durante la segunda mitad del 2017, tuvo que ver con elementos comerciales, fiscales y de financiamiento necesarios para asegurar un gasto de Us$ 1.500 millones para lograr el primer petróleo.

Cabe recordar que Rockhopper anunció el descubrimiento de petróleo en esa zona en 2010 y acordó entregarle a la empresa Premier Oil el 60 por ciento de lo que produzca el yacimiento en el marco de una asociación, a cambio de 961,68 millones de dólares.

El presidente de la empresa, Pierre Jean-Marie Henri Jungels, dijo en ese momento que el descubrimiento del pozo, se trataba de un “logro fabuloso”, comparable a las reservas que reporta en Argentina la compañía privada Pluspetrol. “Se confirmó el tamaño del Sea Lion como un yacimiento de petróleo de clase mundial”, dijo a sus accionistas, y prometió convertir a la cuenca norte de las Islas Malvinas en una “nueva provincia productora de hidrocarburos”.

Hoy la información aportada por la empresa es que la fase I de la futura explotación permitirá extraer 220 millones de barriles de hidrocarburos, mientras el desarrollo de la fase II sumaría otros 300 millones de las reservas restantes en la licencia de Rockhopper según una nota pública publicada en el link de la compañía en la Bolsa de Londres.