Luego de la denuncia pública de abuso sexual de la actriz Thelma Fardín, se produjo un fenómeno social que abrió la posibilidad de que muchas víctimas, que hasta ahora lo habían callado por distintos motivos, pudieron exteriorizar lo que se habían guardado para sí mismas.

En este contexto trabaja la Defensoría Municipal de Río Grande, desde áreas como violencia de género, niñez y adolescencia, o discapacidad y diversidad. Pero es en el área de violencia de género en donde más denuncias se recibieron, desde que abrió la oficina, en 2017.

“Empezamos a ver que realmente tomó una dimensión muy grande. La persona que pasó por esa situación se anima a decirlo. El abuso infantil y la violencia doméstica tienen números alarmantes”, dijo la Dra. María Isabel Villarroel, integrante del equipo interdisciplinario que trabaja en la Defensoría.

El equipo dedicado a los casos concretos de violencia de género consta de tres abogadas, dos psicólogas, una profesora que brinda un taller de meditación, personal administrativo y una asistente social.

Este año, se recibieron muchas más denuncias por violencia de género, muchas de ellas, de una gravedad considerable. Pero también se tienen en cuenta las personas que no continúan con el proceso de denuncia, ya que transcurrido un tiempo, vuelven al hogar.

El proceso luego de que se recibe una denuncia consta de un acompañamiento integral de la víctima, desde que llega a la Defensoría. Si la persona no hizo la denuncia policial, se la acompaña a la comisaría para que lo haga. También se la ayuda económicamente con asistencia social, ya que, en la mayoría de los casos, no tienen independencia económica. De la misma manera se sostiene a la víctima con asistencia psicológica.

Las denuncias, en algunos casos tuvieron intervención judicial, en las que se han tomado medidas de protección, y no se inició posteriormente ningún tipo de demanda por lo cual no llegaron a juicio.

“En todo ese proceso se resguarda a las personas con las medidas de prohibición de acercamiento en los casos que amerita y donde hay peligro de agresión”, dijo Villarroel por Fm Del Pueblo, y pidió solidaridad con los vecinos para que denuncien ante un caso de violencia de género.

“Cuando se escuchan gritos o una situación así hay que denunciar, no hacer nada no está bueno, es un compromiso social. Tenemos que lograr que la violencia disminuya, porque si hay niños, son ellos los que más sufren esta situación”, aseguró la profesional.

Aquellas personas que necesiten asesoramiento, pueden acercarse a la Defensoría, ubicada en la esquina de Almirante Brown y pasaje Roca, o comunicarse al celular de guardia, abierto las 24 hs 02964 15 526548.

Ante una situación de violencia urgente, deben acudir al teléfono 101, donde Defensa Civil o la policía convocará después a la Defensoría Municipal.