Por Silvana Minué.

La Cámara de Comercio de Ushuaia presentó un pedido al Banco Tierra del Fuego de un crédito blando para poder pagar los salarios en aquellos comercios más complicados.

El aislamiento social obligatorio obligo a la entidad comercial a pedir auxilio al Banco Tierra del Fuego para poder continuar y paliar la situación de bajas ventas.

Ante el momento crítico que el sector se encuentra atravesando se solicitó que una serie de siete puntos para que se arbitren los medios operativos y financieros de dicha entidad para instrumentar lo siguiente:

1) Habilitar para las empresas y pymes los buzones para bolsines de depósitos en las sucursales de dinero en efectivo y valores, y habilitar los cajeros para la operatoria de depósitos.

2) Habilitar para el área de Banca Empresa una guardia mínima de atención telefónica dada la necesidad de información, consultas, resolución de problemas y financiamiento de las operatorias vigentes y en las líneas para pymes a implementarse.

3) Suspender los débitos o vencimientos de cuotas de créditos por el termino de 90 días.

4) Financiamiento de Capital de Trabajo en el contexto de emergencia con las siguientes líneas complementarias.

  1. a) Instrumentar línea de financiamiento para sueldos, durante 3 meses a pagar en 06 cuotas, con dos meses de gracia a tasa subsidiada, con acreditación directa a las cuentas cajas ahorro sueldos de las PYMES a fin de garantizar el destino y contener la situación de nuestros empleados.
  2. b) Línea emergencia para pago de proveedores y otras obligaciones comerciales, a pagar en 12 meses con 3 meses de gracia y a tasa subsidiada.
  3. c) Renegociación automática de valores descontados por los clientes que están en cartera a tasas de la línea subsidiadas.

5) Mantener una línea de comunicación abierta institucional, ON LINE, a fin de enviar todas las inquietudes de nuestros asociados y en nombre de nuestras Cámaras y asumiendo la representación de todos los empleados de nuestro sector, dada la necesidad de dar respuestas concretas.

En la necesidad de dar oxígeno financiero a las pymes se deberían ampliar los límites de capacidad de crédito a clientes dados su historial de riesgo, como así también articular análisis más dinámicos y exprés a fin de poder dar respuestas sin las demoras normales del sistema.