Así lo afirmó José Piñeiro, trabajador de la agencia DyN recientemente disuelta, y agregó que “perdimos un medio federal, con corresponsales en el conjunto del país, con visiones directas de lo que sucede en cada provincia. Y dejando a 115 compañeros, entre periodistas fotógrafos, administrativos, técnicos, en la calle.”

Piñeiro relató por FM Del Pueblo que la asamblea de accionistas, cuyos socios mayoritarios son Clarín y La Nación, La Gaceta de Tucumán y El Diario de Río Negro, resolvió esta disolución en conjunto.

“A algunos de los convocó a una suerte de acuerdo de desvinculación reconociendo el pago del total de las indemnizaciones, otros recibieron el telegrama directamente, también se les abonó la liquidación correspondiente”, dijo Piñeiro, y aclaró que la disolución “no obedece a causas económicas y financieras.”

“Lo que se decía era que los socios mayoritarios, Clarín y La Nación, querían evitar cualquier tipo de conflicto legal o mala prensa sobre situaciones de conflicto a raíz de estos despidos”, relató Piñeiro, y dijo que la agencia emitió ayer su ultimo cable, dejo de funcionar”.

También se refirió a la falta de medios alternativos, ya que “hay pocos canales que queda con alguna visión no obsesivamente crítica pero por lo menos diferente de esta hegemonía de la información”, y alertó que en Tierra del Fuego “tenemos que estar alertas porque también, a través de la censura o a través de la asfixia económica a algunos medios se está intentando avanzar en el mismo sentido”.