Melina Masnatta es cofundadora y directora ejecutiva de Chicas en Tecnología: una comunidad “que busca cerrar la brecha de género en la tecnología incentivando, motivando, formando y acompañando a la nueva generación de mujeres innovadoras y emprendedoras” explica su sitio en internet https://www.chicasentecnologia.org

En el marco del foro InduARG4.0 realizado semanas atrás en Ushuaia, Masnatta tuvo a cargo un espacio en las Charlas de Pasillo donde se pudo poner en el medio del debate por la diversificación industrial la cuestión del género.

Tiempo Fueguino dialogó con Masnatta respecto de la conocida brecha de género en la tecnología y la industria en momentos donde se piensa repensar la matriz productiva hacia el futuro en Tierra del Fuego. “Lo primero es un interés, que eso ya es un montón” sentenció Masnatta, “un interés con preguntas y reflexiones de cómo podemos cambiar esto, como podemos hacer de este un lugar que sea paradigmático, que el mundo lo esté mirando desde diferentes lugares, pero también como poder dar valor, y ahí es donde la palabra ‘diversidad’ tiene sentido”.

“Nuestro deseo como organización es que haya cada vez más paneles diversos, más mujeres también conversando y también trayendo sus innovaciones” agregó y consideró que “es importante que se empiece a hablar pero que después tengamos este objetivo como país”.

Respecto del debate central, acerca de la diversificación de la industria, la Directora de Chicas en Tecnología opinó que “la Industria tiene que alimentarse con todo lo que tiene que ver con innovación, y la innovación se alimenta de la diversidad. Si en una mesa chica tenemos personas iguales, pensado una solución, creando una solución tecnológica; la realidad es que eso es un fracaso comercial incluso. Porque después lo llevas al mercado y la sociedad es diversa. Entonces es muy difícil también que uno no piense en estas cosas que son positivas”.

Remarcó que “acá hay que ganar mucho territorio, mucho tiempo, y esto es trabajando con las personas que son mayoría, pero son minoría en una industria”. Señaló que se trata de “incluirla, pero también que eso no sea como una discriminación o diferenciación negativa, sino que tiene que ser lo contrario. Tiene que ser algo sentido y pensado. Dándote cuenta de las oportunidades que te estás perdiendo”.

“La tecnología es una industria donde hay mucha diversidad, y eso es porque la tecnología quiere conquistar muchísimos países, no quiere quedarse en un lugar” puntualizó Masnatta quien también hizo hincapié en que “eso también es un punto no menor para pensar en otras cosas, que son superimportantes localmente. Desde lo local hacia lo global, es ahí es donde no hay que perder el foco”.

Respecto del desarrollo tecnológico en Tierra del Fuego y como pueden abrirse puentes entre Chicas en Tecnología y la provincia, la cofundadora de la organización recordó que “todo lo que nosotras hacemos tienen que ver con que son propuestas libres y gratuitas. Nos asociamos con un montón de organizaciones”.

“El punto es crear un ecosistema para hacerlo rápido, porque muchas de las cosas también ya existen, por ahí es solo conectarlo y generar esto desde el lugar de ‘Chicas en Tecnología’. Atraer ese público que quizás naturalmente no se acercaría, y creo que es uno de los puntos” mencionó.

Contó que “en todo lo que son nuestros programas y todas nuestras iniciativas tienen diferentes cosas: te podes comprometer a algo más de programa y a largo plazo o mediano plazo, o te podes comprometer a algo específico y puntual, y para eso nuestra página hay un montón, hasta juegos o aplicaciones que uno puede llegar a descargar, y entender”.

“Si sos un primo, un hermano, el rol que tengamos como sociedad, que uno a veces piensa que es solo como trabajador, también sos ciudadano” reflexionó Masnatta quien mencionó que “tenes que tener preguntas constantemente en la mente para poder ayudar a que a veces un gesto como ‘no, pero esa es una carrera muy masculina’, son frases que a veces chocan y van generando este ‘no te acerques’, aunque no lo creamos”.

Quebrar estereotipos internos

Ante la consulta de cómo se trabaja con el quiebre de estereotipos socialmente impuestos, entre las propias mujeres, Masnatta destacó que “lo primero es que ellas sean parte de una experiencia”.

“Ahora está muy de moda esto de ‘no podes querer ser lo que no ves’, y es cierto. Uno no puede tener roles modelos cuando cercanamente no tenés imágenes de mujeres de la industria que estén trabajando y sean argentinas, y estén acá en Ushuaia y eso te va creando un montón de barreras” describió y aseguró que “al respecto de cómo trabajarlo es acercar esa mirada y esa diversidad, pero también que ellas experimenten de primera mano y ponerlas a ellas en el centro de la experiencia. Porque muchas veces las vemos no como usuarias, sino como consumidoras y no prosumidoras de tecnología. Eso es algo importante para empezar a deconstruirirse”.

“Cuando vos empezas a mirar tecnología con impacto social, ya lo otro viene como por naturaleza, porque incluso tenes que trabajar también con hombres” advirtió sin embargo. “No es que no. Hay un momento donde tenes que testear que tu idea, tu solución, tu propuesta vale. Y cuando la querés escalar, tenes que pensar en trabajar con otro porque también va a ser un consumidor de esta tecnología” aclaró Masnatta.

Apuntó que se trata de “caminos críticos que les vamos acercando a las adolescentes: primero que se posicionen como desde un liderazgo colaborativo, desde un liderazgo que aporte valores a su comunidad, pero también en equipo, leyendo y entendiendo toda esta comunidad. Como a veces decimos, si nos vamos de mambo como sociedad, en unos años va a ser ‘Chicos en Tecnología’ ¿no? Porque no queremos crear una solución que no sea sustentable en el tiempo”.

Finalmente, y ante el pedido de recomendaciones para dar esos primeros pasos en el mundo de la tecnología, Masnatta recordó que “a veces el mundo de internet tiene esos riesgos: las mujeres tenemos experiencias muy negativas y esas experiencias negativas nos hacen corrernos de ese mundo, incluso cuando estamos en una red social donde la gente insulta, o te dice que esta foto por qué, y demás; y te hace sentir como ‘uy no, es verdad. Mejor me voy’”.

“Creo que un punto importante es esto: cobrar valor, y equivocarse e intentarlo, intentarlo. Revertir esto que te dice no para tomarlo como un desafío. A veces justamente ese es el primer límite: pasar esa barrera de negación de ‘no servís para esto’” recomendó.

Agregó además que “por suerte hay un montón de comunidades y cada vez más. Por ejemplo, además de Chicas en Tecnología hay otras comunidades como Las de Sistemas y demás que tiene un montón de espacios donde uno además se puede meter, y trabajar y consultar y preguntar. Pero creo que no sentirse sola, y también encontrar un camino donde vos te des cuenta que hay opciones”.

“Buscar las mejores opciones para una persona, porque también ese es otro riesgo. A veces pensamos que, si no entramos en este grupo, o en este otro grupo o no cuajamos bien en este, bueno no es para mí” señaló Masnatta quien apuntó que “por ahí lo que tenes que hacer es crear vos ese grupo. Un grupo que sea por ahí con necesidades que detectaste que ninguno de estos otros grupos está pensando. A veces el primer paso es que vos creas que tenes que estar ahí, creando y siendo participe y actriz de eso” sentenció.