La Ministra de producción y ambiente de la provincia, Sonia Castiglione, fue consultada sobre la posición de algunos sectores que criticaron la prohibición de las salmoneras en el Canal De Beagle.

“Esta ley es innovadora en esto de manejar la cuestión ambiental, pero lo que prohíbe la ley no es la salmonicultura, sino que limita la posibilidad de hacerlo con distintos métodos y tecnologías más nuevas. En el entendimiento de esto, en la letra de la ley hay una prohibición. Pero no es ni más ni menos que crear el marco normativo para que la actividad se desarrolle en un ámbito distinto con nuevas tecnologías”, dijo Castiglione por FM Masters.

“Esto habla de que el sistema tradicional de los grandes piletones, metidos en el medio acuático, no sería una posibilidad en Tierra Del Fuego. Es una actividad que está permitida, pero no en medios acuáticos, tanto lacustres como marítimos”, agregó.

“Vamos a trabajar en la reglamentación. No somos los únicos, Neuquén hace años que tiene una prohibición sobre la utilización de espacios naturales para la cría de la trucha. Eso no significa que no se pueda utilizar el agua, pero no se pueden meter los piletones en las granjas. También hay emprendimientos en Almanza que se dedican a la producción de truchas para la comercialización interna”, consideró la ministra.

“Si bien la palabra prohibir suena fuerte, creo que darle contenido a ese artículo, no se prohíbe la salmonicultura, sino que se condiciona, se piensa en la sustentabilidad ambiental de la mano de lo productivo. No se prohíbe la salmonicultura, sí se condiciona en su producción”, afirmó.

“Se ha demostrado que esta forma tradicional que viene pasando en Chile, no es ambientalmente sustentable, tampoco con el producto en sí mismo, que hacen que el producto no sea tan de primera calidad. Todas las empresas, como las noruegas están buscando alternativas y desarrollando otro tipo de producción con lagunas artificiales. Hay una variedad de soluciones que se están poniendo en práctica. A menos costo en plata, mayor costo ambiental, pero el daño ambiental recién se está poniendo ahora en la ecuación”, concluyó.