Así lo afirmó el rector saliente de la Universidad, cuya asamblea universitaria eligió ayer a la fórmula integrada por Daniel Fernandez – Diana Viñoles, de Hacer Plural.

Castelucci hizo un repaso de como encontró la universidad y como la deja. En este sentido consideró que “pasaron dos pandemias, una de ellas fue la encabezada por el gobierno neoliberal de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, que tenía la intención de cerrar las universidades públicas pero nuestra universidad tuvo que enfrentar esto y le dio estabilidad a los trabajadores, docentes y no docentes, se aumentó en la parte edilicia tanto en Ushuaia, Río Grande y Tolhuin, se creció en carreras, se creció en la vinculación nacional e internacional, se aumentó las investigaciones, extensiones, se mejoró el dictado de clases”.

Asimismo, valoró que cuando llegó la conducción nacional de Alberto Fernández que puso adelante la ciencia y la educación, sobre todo, “nos encontramos con una pandemia y ahí priorizamos la salud. Me voy con la satisfacción de que en esta universidad nadie se contagió o se murió por el COVID. Como decía el presidente un examen, un cuatrimestre, una vida no se puede recuperar perdí muchos amigos en la pandemia. Tuve una responsabilidad que creí manejarla de la mejor manera posible. Agradezco a quienes me acompañaron y quienes no”.

“La UNTDF está bien posicionada dentro de las 60 universidades públicas y gratuitas, inclusivas y en días más se inicia en la sede de Ushuaia un edificio teniendo resuelto su problema edilicio”, sentenció.

Aun así, el ex rector al tomar la palabra sostuvo: “estoy en edad de jubilarme, en realidad ya estoy jubilado por la provincia, que está suspendida. Esperamos tener una buena asamblea y quien sea elegido continué con el crecimiento de la universidad”.

Para finalizar aseveró que es importante acompañar al estudiante y su gestión estuvo basada en “poner la función social, además de la académica, investigación y extensión. Si un alumno abandona, lo debe hacer porque quiere hacerlo, no por problema social o económico. La universidad es pública y gratuita pero algunos no tienen sus necesidades básicas hechas”.

“Posicionamos un nombre, fue un gran trabajo, nos llamaban Universidad de Tierra del Fuego, pero somos, Antártica, Malvinas e Atlántico Sur y debemos apoyar lo que se discute a nivel internacional”, sostuvo y agregó que “me voy satisfecho, nunca cambie mis convicciones, de un modelo de universidad, de país y patria grande”, concluyó.