Con un tono inédito, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, apuntó contra la oposición por su “obsesión” con las vacunas de Pfizer y dio por cerrada la polémica que se abrió tras las declaraciones del director del mecanismo Covax para América Latina, con un mail que el propio directivo le envió aclarando los dichos que ayer resonaron en todo el país.

La ministra abrió la conferencia de prensa que brindó en Casa Rosada afirmando que el Gobierno va a desmentir “todo lo que sea necesario” en relación a este tema, y aseguró que “la salud es prioritaria” y que “necesitamos saltar esta grieta en relación al uso político que está teniendo la pandemia y la vacunación”.

“No nos van a correr un centímetro del eje, que es vacunar y bajar los casos”, remarcó.

“Lo que sucedió ayer es gravísimo y no puede volver a suceder, en el medio hay gente. Necesitamos pedirle a cada actor del arco político que bajen la tensión y que bajen la obsesión que tienen con Pfizer. Argentina quiere comprar Pfizer y Pfizer quiere venderle a la Argentina”, subrayó.

Anoche, se hicieron públicas declaraciones del director del mecanismo Covax para América Latina, Santiago Cornejo, en las que indicaba que la Argentina había rechazado recibir vacunas de Pfizer.

Vizzotti sostuvo que fue “muy sorpresivo el malentendido” con el mecanismo y acusó a los medios de “desinformar y generar más angustia” en la Argentina.

A continuación, la ministra leyó un mail que el propio Cornejo le envió, en el que aclara que la Argentina “tenía interés de recibir la vacuna de Pfizer. “Lamento el foco que se está haciendo de mis comentarios en un encuentro privado sobre el mecanismo Covax y continuamos trabajando para que la Argentina y el mundo entero reciba vacunas”, agrega Cornejo en el correo que la funcionaria hizo público esta mañana.

Con este documento, Vizzotti dio por “cerrado” el tema, y le envió un mensaje a la oposición. “Todo lo que estuvimos trabajando para desmentir esta barbaridad lo perdimos para acelerar la llegada de vacunas. Llega un momento en que hay que decir las cosas como son y explicarle a la población, que está cansada, angustiada y con incertidumbre”.

“Es falso que argentina haya rechazado la vacuna y que no quiera comprar Pfizer”, insistió.