La gobernadora Rosana Bertone se reunió ayer con el senador nacional, y jefe del bloque justicialista, Miguel Ángel Pichetto, a los efectos de discutir modificaciones al proyecto del Presupuesto nacional para el 2019, la derogación de los decretos 864 y 751; así como reclamar por la baja del Fondo Federal Sojero.

El encuentro se desarrolló en el despacho del senador Pichetto en el Congreso de la Nación y participaron, además, los gobernadores de Santiago del Estero (Gerardo Zamora), Catamarca (Lucía Corpacci), Formosa (Gildo Insfran), Chubut (Mariano Arcioni) y La Rioja (Sergio Casas); los vicegobernadores de Tucumán (Osvaldo Jaldo) y de Chaco (Daniel Capitanich) y senadores de la bancada justicialista.

La Gobernadora destacó el desarrollo de la reunión, donde se acordó “el acompañamiento al proyecto del senador Pichetto del Presupuesto 2019 sobre impuesto a bienes personales y la incorporación de la discusión en el recinto, del Fondo Federal Sojero” que fue eliminado por el Gobierno nacional.

Sobre este último punto la Gobernadora recordó que “la provincia de Tierra del Fuego ha judicializado este reclamo y ahora, que se ha logrado una preferencia con despacho para su tratamiento, queremos que se discuta en el recinto. Esta es la voluntad de todos los Gobernadores, que se respete lo que se ha acordado, para que esos fondos vuelvan a las provincias argentinas para continuar las obras que se encontraban en ejecución”.

“Hasta el 14 de noviembre, que el proyecto del Presupuesto se trataría en el recinto, nosotros vamos a seguir discutiendo para incorporar en esa sesión la discusión del Fondo Federal Sojero. Estamos haciendo lo imposible para defender los recursos de todos los fueguinos”, concluyó la Mandataria.

La gobernadora también ratificó en la reunión que continúa el reclamo ante Nación por la eliminación de los decretos 864 y 751 que afectan a Tierra del Fuego y que “no va a cesar hasta que aparezca publicado en el boletín oficial. Esto es lo único que nos puede dar certeza del cumplimiento de la palabra”.

Reclamo judicial

En su edición del martes, el diario Ámbito Financiero detalló que el Gobierno nacional comenzará a girar a las provincias parte de los $4.125 millones que fijó por decreto como compensación por el final anticipado del Fondo Federal Solidario (FFS) que se constituía con retenciones a la exportación de soja, y los distritos que siguieron la estrategia judicial anticipan que no aceptarán el importe para no entorpecer el camino de los amparos que ya presentaron ante la Corte Suprema de la Nación en rechazo a la medida de la Casa Rosada.

Además de Bertone, también acudieron al máximo tribunal para frenar la caída del Fondo de la Soja los gobernadores Alicia Kirchner (Santa Cruz), Mariano Arcioni (Chubut), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Lucía Corpacci (Catamarca).

“Estamos todos en línea, queremos la continuidad de la ley y lo que sucedió es solo un parche”, dijeron desde otro distrito a Ámbito Financiero. Y confirmaron que desde esas provincias temen que aceptar el proporcional de los $4.125 millones sea interpretado como un consentimiento al decreto de Mauricio Macri que eliminó el fondo sojero. Y, por ende, que se empantane la táctica judicial.

Un mes atrás ya hubo indicios sobre el posible desaire a la “Asistencia Financiera a Provincias y Municipios” que creó Nación para paliar las quejas provinciales por la pérdida de montos que gobernadores e intendentes usaban para realizar obras. Inclusive, la catamarqueña Corpacci (PJ), en el grupo que siguió acciones en la Justicia, había considerado que esa ayuda en verdad era una pérdida. “Eso que se distribuye es sensiblemente inferior a lo que se hubiera distribuido sino se hubiera tocado”, mencionó.

El rechazo a las compensaciones traerá en el plano interno discusiones con los jefes municipales, ya que parte de la reparación tenía como destino las intendencias, que quedan atadas a las disputas entre Nación y provincias. En ese sentido, los municipios a través de la federación que los nuclea también presentaron su propio amparo.

Además, los gobernadores díscolos ponen fichas en los proyectos presentados en el Congreso Nacional para la restitución del Fondo de la Soja. Es que no sólo el tironeo es por las partidas correspondiente a 2018, sino que la eliminación pone en jaque esas remesas de forma definitiva a partir del año próximo.

El mayor impulso al retorno al FFS viene del kirchnerismo. Aunque el éxito de los proyectos es poco factible, un avance significaría rever la totalidad del Presupuesto 2019.