La diputada y ex gobernadora, Rosana Bertone, también cuestionó el incremento salarial aprobado por Legislatura, tanto para Gobierno como para los mismos legisladores, que entrará en vigencia el año que viene.

Según Bertone, cuando dejó la gobernación, en Diciembre de 2019, su último sueldo de bolsillo era de $100.758,68. “A partir de enero del 2021 el sueldo de bolsillo del Gobernador Gustavo Melella será de $336.329; es decir que en un año se ha aumentado un 233%, el sueldo él y sus funcionarios. Una vergüenza”, calificó.

“Esto se debe a que en la sesión de la Legislatura se modificó la Ley de dietas, y se estableció que a partir de ahora el sueldo del gobernador es 6 veces el sueldo básico de un agente categoría A3 del Tribunal de Cuentas de la Provincia”, explicó la exmandataria.

“Para que se dimensione más claramente el nivel de injusticia: en diciembre de 2019 mi sueldo representaba casi 4 veces la jubilación mínima; y hoy el sueldo del gobernador representa 13 veces ese monto que se mantiene en $25.310, porque la jubilación mínima no aumentó, pero el sueldo del gobernador y los funcionarios políticos sí”, dijo.

“Esas son las prioridades de este gobierno provincial. En el mismo porcentaje aumentaron el sueldo de todos los funcionarios. Por si fuera poco, la Ley faculta al Gobernador a triplicar la planta política que tuve como Gobernadora hasta 2019”, agregó Bertone.

Y advirtió que “durante nuestra gestión no pudimos sostener el valor real de los salarios de los trabajadores estatales, pero tuvimos la dignidad de acompañar ese esfuerzo congelando los sueldos de los funcionarios políticos”.

“Hoy, con un Gobierno nacional que le brinda a la provincia ayudas extraordinarias, en lugar de ayudar a los que menos tienen aumentan la planta política y los sueldos de los funcionarios. Increíble pero real”, concluyó.