Por Fabiana Morúa. A través de las redes sociales nos enteramos de diversos hechos. En esta oportunidad se trata de la construcción del nuevo espacio físico del “Comedor de María”, ya que hasta el momento preparaba las comidas y las meriendas en su propia cocina, en su casa. Se trata del comedor que se registra con más vigencia en la ciudad.

Tiempo Fueguino conversó con María González, fundadora de este espacio para conocer cómo va la obra: “La construcción va muy bien, aunque nos falta todavía. De a poco, sin apuros y trabajando por este proyecto, continuamos”. Asimismo, aclaró que “no sabemos exactamente cuándo vamos a inaugurar todavía, pero estaremos avisando cuando sea el momento”.

Cabe aclarar que el nuevo salón con el que contará el Comedor aún no está terminando, pero desde este lunes 1° de agosto será escenario de las meriendas a las infancias, así como las cenas calientes a las familias que realmente la necesiten.

En ese contexto, María fue consultada ante todo lo que implica realizar una obra de esta magnitud, siendo que es autogestivo, con colaboración de vecinas y vecinos.

“Fue y es complicado llevar adelante este proyecto ya que los estamos llevando a cabo con recursos económicos que son de mi esposo y míos”; indicó. También destacó la colaboración permanente “de mis vecinos que nos ayudaron con la colocación del techo y otras tareas que realizó Domingo Opazo junto a su señora Mariela. Agradecemos que estén todo este tiempo, desde que comenzamos”.

María remarcó el acompañamiento diario que tiene desde el principio “mi otra parte, Susana Arredondo, que sin ella me hubiera sido muy complicado”.

Paralelamente, es importante destacar que, a pesar de que es una excelente noticia, el “Comedor de María” aún necesita tablones de 2,5 metros por 80 cm con sus respectivos caballetes para utilizarlos de mesa y brindar las comidas.

Mientras que, por otro lado, María adelantó que, a partir de este mes, “vamos a contar con talleres de costura, cocina, manualidades y acompañamiento escolar”. También informó que “habrá capacitaciones que serán ofrecidas por el personal de Defensa Civil del Municipio y capacitaciones que brindarán desde la Cooperativa Eléctrica de Río Grande”.

A su vez, habrá otras entidades que colaborarán con capacitaciones gratuitas para las vecinas y vecinos riograndenses. Si bien, se realizarán diversas actividades, “no se dejará el espíritu del comedor de brindar un plato de comida caliente para aquel que lo necesite”, afirmó González.

También es importante recordar que el “Comedor de María” continuará las entregas de los bolsones de mercadería a la cantidad de familias que no asisten al comedor, pero que necesitan ser asistidos”. María señaló que “contamos con un listado de las familias a las que acompañamos regularmente entregándoles mercadería para paliar la situación complicada por la que atraviesan muchos”.

COLABORACIÓN

Para aquellas personas que quieran colaborar de cualquier forma con el Comedor, pueden acercarse a Uani 854, planta baja B (Margen Sur). Se pueden comunicar para coordinar al 2964-698992, con María. También, “quienes quieran aportar de manera económica, con lo más mínimo que ayuda, pueden hacerlo al alias: TONO.JUJUY.PIBE o al CBU: 0110434330043415290515”, detalló.

“Necesitamos artículos para la cocina, principalmente platos, vasos, tazas, cubiertos porque, hasta el momento, estamos utilizando descartables. Esos elementos y una olla N°35 para hacer salsas son de suma urgencia”, aseguró María. A su vez, sostuvo que todo el año están en campaña respecto de la recolección de ropa, sobre todo de abrigo.

Con este Comedor “pueden colaborar cualquier día del año, con un poco de carne de cualquier corte, frutas, verduras. En lo posible que no sean papas, zanahoria o cebolla porque tenemos”.

Por otro lado, González fue consultada por quienes asisten al Comedor y que requisito hay si alguien se quiere sumar al espacio: “Concurren, mayormente, infancias que habitan en barrios como Unidos, 15 de Octubre, 15 de Octubre Bis”. En ese marco, aclaró que “los requisitos son, más que nada, familias de pocos recursos económicos y que sean varios niños. Mi lugar es pequeño y está sin finalizar, todavía no tenemos cocina industrial, por lo tanto, les damos prioridad hasta los 13 o 14 años de edad y va a depender de la situación en la que se encuentre”.