El viernes pasado, se constituyó como querellante Yanira Martínez Ortiz en el marco de la causa penal radicada en el Juzgado de Instrucción Nro. 3 del Distrito Judicial Sur, en la que se investiga por amenazas y extorsión al concejal Javier Branca y a su colaborador Maximiliano Rijo contra la funcionaria municipal.

A partir de la presentación de la denuncia el pasado 16 de junio, la fiscalía elevó requerimiento de instrucción y ordenó “realizar todas las pruebas sugeridas por la denunciante”, en el mismo día. En ese marco, el Juzgado de instrucción aceptó la causa, y citó a ratificar la denuncia a Yanira Martinez el pasado 21 de junio.

En la ratificación de su denuncia, Martínez Ortiz señaló que “toda la secuencia (de amenazas) le infundieron temor, teniendo en cuenta además las circunstancias que se suscitaron con su vehículo (aflojaron las tuercas de su auto estacionado frente a su casa, la cual linda con el domicilio de Branca), aclarando que la deponente tiene un hijo de nueve años y una hija de cuatro años”.

En su denuncia, Martinez Ortiz contó que Maximiliano Rijo, en representación de Branca, la amenazó con “destruirla” a ella y a su familia.

Según consta en la resolución, el juez Federico Vidal afirmó que “Martinez Ortiz reviste la calidad legal para actuar como particularmente ofendida por el presunto delito que se investiga”.

En otra parte de la resolución se señala que “a la luz del bien jurídico comprometido y sin perjuicio de las resultas de la investigación, prima facie adquiere verosimilitud el acaecimiento de la ofensa esgrimida por la peticionante, lo que legitima su acceso al proceso en calidad de querellante”.

A partir de la aceptación de Yanira Martinez Ortiz como querellante, la víctima de los delitos denunciados puede participar activamente del proceso penal, aportando pruebas y colaborando con la investigación de los delitos.