Por Elias García.

Después de las denuncias por incumplimientos de pago de parte de la firma Australtex, en la jornada de ayer, las partes involucradas firmaron un acuerdo que contemplará sumas fijas correspondientes a la deuda de marzo y la primera quincena de mayo.

“Se llegó a un acuerdo con la empresa en el que, en primer lugar, se va a hacer el pago de lo de adeudado del mes de marzo, que se cerró en un número fijo de 7 mil pesos para todos los trabajadores y será abonado el día del ingreso a trabajar”, confirmó por FM Master’s, Joel Colli, representante legal de la Asociación Obrera Textil (AOT), al concluir la reunión.

En tanto, para abril se mantuvo una suma de 4 mil pesos, que corría riesgo de ser descontada, y para la primera quincena de mayo se acordó otra suma estable de 15 mil pesos (más los ATP –Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción- del gobierno nacional). Por su parte, la segunda quincena de mayo quedará supeditada a las negociaciones entre la AOT y la cámara empresarial del sector textil (FITA).

“El acuerdo a nivel nacional era una suma fija de 20 mil pesos, como ese acuerdo se firmó ante de la salida de los ATP de Nación quedó desfasado, por lo cual AOT denunció el acuerdo y lo dio por caído, si bien ese acuerdo tampoco estaba homologado”, sumó el abogado del sindicato.

Para el segundo pago de mayo, el gremio pretende que la discusión con las empresas comience con el “piso que establece el acuerdo CGT-UIA, que es del 75 por ciento del sueldo”.

Inspección

En tanto, desde de la empresa textil se informó una nueva inspección en las próximas horas, en la búsqueda de una nueva habilitación, luego de las evidentes fallas detectadas en la aplicación del protocolo sanitario al inicio de la semana pasada, que decantó en la suspensión del permiso por parte de las autoridades del Comité Operativo de Emergencia (COE) y el gobierno provincial.

“El órgano de controlar debe habilitar o no a la empresa y en este caso es el COE. La empresa nos terminó de confirmar que habían adecuado los puntos hechos a saber por el cual se les había quitado la habilitación, el mismo fin de semana solicitaron la inspección”, expresó Colli.

“Confiamos en que la empresa está necesitada de producir y los trabajadores necesitados de trabajar para cobrar y regularizar todo. Confiamos en que lo hayan solucionado porque es la salud pública lo que está en juego”, concluyó.