Esta mañana en conferencia de prensa, la dirigencia de ATE confirmó un paro total de actividades y con movilización para el próximo 21 de noviembre.

El reclamo radica en un aumento salarial y por los aportes y contribuciones al sistema asistencial y previsional. Además, piden que no decaiga la calidad de las prestaciones de la obra social ni los beneficios del sistema previsional.

“Este es un tema sensible para los estatales, porque el día de mañana nos van a dar una jubilación de $5000”, dijo el secretario general de ATE, Marcelo Córdoba.

“Muchos trabajadores estatales están por debajo de la línea de pobreza, con este plan económico que fabrican pobres, y en la provincia se agudizó”, aseguró el dirigente.

Y señaló que “sólo en últimos tres años, los estatales nacionales cerraron paritarias con más de un 80% de aumento”.

En 2016, las paritarias de los trabajadores del estado cerraron en un 31% de aumento, mientras que en 2017 lo hicieron por un 25%. Este año, el aumento conseguido por ATE nacional fue también de un 25%. Mientras que los estatales de Tierra del Fuego consiguieron un aumento interanual del 16%.

“Acá hay un poder que debería estar explicando que sucedió, que es la legislatura. Hay que ver si con el presupuesto se acuerdan de los estatales y de los jubilados,  o nos van a tirar a la banquina”, manifestó Córdoba.

Y adelantó que se encuentran trabajando con el sindicato docente fueguino SUTEF en un mismo plan de lucha.