El Puerto de Ushuaia ya tiene aprobados los protocolos para atender a los turistas que realicen cruceros antárticos desde Ushuaia y para la próxima temporada de verano.

Si bien la mayoría de las compañías navieras ya cancelaron sus recaladas en la capital de Tierra del Fuego o en algunos casos todavía no confirmaron posibles fechas de arribo, las autoridades mantienen las expectativas de retener el turismo que viaja a la Antártida.

Para ello, idearon la creación de una “burbuja sanitaria” que incluye la llegada de los visitantes a Ushuaia en vuelos chárter y su traslado directo hasta el puerto para que puedan embarcar en los cruceros sin tomar contacto con la población local.

“Somos el único puerto de américa del sur que implementó el protocolo”, dijo el Vicepresidente de la Dirección Provincial de Puertos, Miguel Ramírez, por FM Masters.

La operación de ingreso de turistas extranjeros fue pensada en función de la bioseguridad de los cruceros que salen de Ushuaia hacia la Antártida, sin tocar otros puertos. Al regreso de los cruceros al puerto de Ushuaia, los pasajeros serán transportados en un vuelo charter a sus países de origen.

“Los vuelos burbuja salen de su lugar de origen, vienen directamente a Ushuaia , en el aeropuerto salen de forma aislada a un vehículo que los traslada al barco, todo va conforme al PCR, los testeos, el aislamiento previo, y un cordón sanitario, es un protocolo extenso con el concepto de vuelos tipo burbuja, y conforma a las aperturas del estado nacional”, afirmó Ramirez.

Y agregó “si bien ayer hubo un anuncio sobre la apertura de vuelos, el formato de vuelos abiertos para Argentina es similar a los vuelos que hay en Ushuaia, solo para esenciales y no está abierto todavía para el turismo”.

Pero no todas las empresas de cruceros pueden venir a Ushuaia, y no solo por la condición de argentina ni de la provincia, sino conforme al mercado internacional.

“No todas las empresas pueden operar de esta manera, y menos los cruceros de gran porte. Estamos hablando de cruceros con capacidad de 200 pasajeros que van a limitarse a 150 o 170, dependiendo de las cabinas que tengan. Los cruceros de 3000 o 4000 pasajeros ya están cancelando a nivel internacional, porque en Latinoamérica no hay posibilidad de contener una infección masiva de 4000 personas”, concluyó el vicepresidente.