Este miércoles, en la última sesión ordinaria de 2018, los concejales aprobaron por mayoría el presupuesto municipal 2019.
El presidente del Concejo Deliberante de Ushuaia, Juan Carlos Pino (PJ-FpV), realizó una férrea defensa del proyecto presentado por el Ejecutivo Municipal. “Se trata de un presupuesto que refleja muchas de las cosas que hoy el Ejecutivo tiene como principio, no solamente contener las actividades en materia social y deportiva sino  también lo que tiene que ver con la obra pública que es lo que le deja a la ciudad como vértebra de crecimiento y que contempla apertura de calles, asfalto, playones deportivos, gimnasios. En síntesis tiene que ver con mejorar muchas de las situaciones que se dan en nuestra ciudad”, consideró.
Pino señaló que producto del contexto económico poco favorable para todos los argentinos, para la provincia y los municipios, el presupuesto es acotado pero se enfoca a las prioridades que tiene la ciudad. Sostuvo que se trata de una distribución “justa y equitativa”.
El concejal detalló que muchas de las obras que están contenidas en el presupuesto tienen que ver con los 185 millones de pesos destinados a la urbanización General San Martín, un monto elevado en relación a un presupuesto acotado; con el asfalto dela calle De la Estancia, que prioriza a las 5200 familias que viven en el sector del Pipo y con un mejoramiento del sector de Andorra donde viven 1800 familias. Asimismo, prevé el mejoramiento de 18 playones deportivos, de plazas y escaleras.
“Hubiese sido más fácil tomar decisiones que tengan que ver con el mejoramiento de algunos sectores, obras que no se hacen hace muchos años, hubiese sido más fácil tomar decisiones de pavimentar únicamente y que eso electoralmente hubiese significado otra cosa. No obstante se tomó la decisión de encarar el tema de las urbanizaciones, instalar los servicios, levantar asfalto y hacer hormigón tampoco es fácil, es mucho más costoso pero entendemos que eso va a perdurar en el tiempo y eso es un ahorro del Municipio en el tiempo “, enfatizó.
“Tendremos un presupuesto acotado pero que da un sinnúmero de soluciones a un sinnúmero de necesidades que hoy tiene la ciudad. Por supuesto que no alcanza como no alcanza en muchos sectores de la administración pública provincial. Como experiencia tengo que decir que durante el año 2018 hubo incrementos en el presupuesto, tuvimos que incorporar más dinero al presupuesto municipal, dinero proveniente de la coparticipación, de los recursos que hoy tiene el Estado provincial hacia el municipio. Esos recursos fueron destinados a obras públicas, a lo que tiene que ver con mejorar la calidad de vida de la gente y eso lo vemos reflejado en cada uno de los presupuestos”, evaluó.
Puso de relieve que “otra hubiese sido la situación si esos recursos se hubiesen destinados a incrementar salario. Sin embargo la decisión del intendente fue la obra pública”.
El concejal justicialista recordó que el presupuesto 2019 “ha sido debatido y discutido en las distintas comisiones, con los distintos funcionarios que han pasado por el Concejo Deliberante”.
Finalmente, consideró importante la necesidad de contar con un presupuesto aprobado para tener un control de las cuentas públicas lo cual sería mucho más difícil si el presupuesto hubiera sido reconducido. “Sin embargo como oficialismo optamos por tener un presupuesto aprobado para que se ejerza el control sobre ese presupuesto aprobado y no dejar al azar de suspicacias de cualquier tipo”, ponderó.
El proyecto fue aprobado con cinco votos por la afirmativa correspondientes a los concejales Juan Carlos Pino (PJ-FpV), Hugo Romero (FpV), Juan Manuel Romano (UCR), Silvio Bocchicchio (ECoS) y Tomás Bertotto (PRO).  Votaron por la negativa los concejales mopofistas Ricardo Garramuño y Gastón Ayala.