En medio del violento rebrote que hay en todo el país, se teme por el colapso sanitario. Si bien en Río Grande no se llega a cubrir el 70% de la ocupación de camas, continúan las recomendaciones a la población para evitar una ola de contagios.

Desde el centro de atención Mamá Margarita, montaron un call center de seguimiento epidemiológico. Es allí donde la investigación de los nexos epidemiológicos arroja que la mayoría de las personas siguen teniendo contactos estrechos con personas ajenas a su grupo familiar.

“Las actividades sociales son las que generan el contagio diario. En el trabajo se controlan, son juzgados por los compañeros para que usen el barbijo y esto en las casas no pasa”, dijo el Dr Mauro Dotto, director del centro Mama Margarita, por FM Del Pueblo.

Y aseguró que “la mejor conducta es interpretar que cualquier persona es un potencial infectado, es la mejor forma de cuidarse”.

Según Dotto “no es una enfermedad muy grave, sólo entre el 15 y el 20% son los que van a necesitar una atención médica y solo el 5% va a necesitar una terapia intensiva. El problema es que es muy contagioso, por más que el porcentaje es bajo, la cantidad de personas es mucha”.

“Puede ser que gran parte de la población termine infectada, pero se trata de que se infecte lo más lentamente posible para no colapsar el sistema de salud”, advirtió el médico.

“Ayer tuvimos un paciente reinfectado, dio positivo en julio y volvió a dar positivo en septiembre”, informó Dotto.

Y agregó: “Ninguna persona hasta ahora, salvo una paciente de 28 años, salió rápido de terapia intensiva. Los que llegan al respirador mecánico, el 50% no va a salir rápido. Tenemos pacientes que han salido después de los 50 días, salen muy golpeados, no solo en la parte respiratoria, sino en la parte muscular, quedan susceptibles a otro tipo de enfermedades”.