El presidente de la Nación, Alberto Fernández, promulgó la ley de Alivio Fiscal para Pequeños Contribuyentes y Autónomos, el cual beneficiará a 4,5 millones de monotributistas y 140.000 autónomos.

Fue esta tarde en Casa Rosada junto con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández; así como con los diputados del Frente de Todos Germán Martínez -jefe del bloque-, Cecilia Moreau, Paula Penacca, Leandro Santoro, Eduardo Valdés y Tanya Bertoldi.

La medida empezará a regir a partir de este mes y actualiza el monto de facturación de los monotributistas para evitar que tengan que cambiar de categoría y pagar mayores cuotas. Además, aumenta las deducciones de ganancias que pagan los autónomos.

Además, la recategorización semestral se habilitará del 11 al 29 de julio, en tanto que el vencimiento del pago de la obligación mensual se extenderá al 27 de julio, informaron fuentes oficiales.

Paralelamente, la ampliación de los límites de facturación máxima por categoría tendrá una orientación progresiva que privilegiará a las personas registradas en las categorías más bajas al permitirles poder facturar hasta un 60% más.

De este modo, la norma prevé la exención del componente impositivo para 1,7 millón de personas registradas en las categorías A y B que no perciban otro ingreso, como puede ser un salario de trabajo en relación de dependencia.

Asimismo, se incluye la deducción de autónomos que pagan impuesto a las Ganancias. La norma incrementó de 2 a 2,5 veces la deducción especial, lo cual permitirá reducir la carga tributaria, beneficiando a los trabajadores con ingresos de hasta 8 millones de pesos que concentran el 95% de los autónomos alcanzados por el tributo.