En la antesala de lo que será el nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia que renovará las restricciones que vencen este viernes, el presidente Alberto Fernández expresó su preocupación por la “voracidad tremenda” del Covid-19 en el interior del país.

Este viernes vence el DNU vigente que dispuso restricciones hasta el 11 de junio, con 11 días de confinamiento estricto en el medio.

Los resultados de esas medidas comenzaron a verse en los últimos días, pero de manera disímil. Es que los contagios bajaron en el AMBA, pero se mantuvieron en niveles similares en el resto de las provincias. En algunas, caso de Córdoba, por ejemplo, la situación se agravó: la ocupación de camas de terapia intensiva asciende al 83,4 % y el Gobierno provincial impuso restricciones más duras que regirán hasta el 18 de junio.

“La pandemia está lejos de estar terminada; estamos en plena batalla. La vacuna ayuda mucho pero no hace todo”, señaló Fernández, quien adelantó que analizan medidas para evitar que la variante india “no entre en la Argentina y arruine todo el trabajo que hemos hecho”.

Alberto Fernández formuló estas declaraciones durante un acto en la ciudad bonaerense de Mercedes, donde anunció una inversión total de 77.200 millones de pesos para avanzar en obras de infraestructura para generar 30.000 lotes con servicios y en 11.800 créditos para la construcción de la primera casa en esos terrenos para familias de todo el país.