El Concejo Deliberante de la ciudad llevó adelante la segunda sesión ordinaria del presente período legislativo en la cual se aprobaron numerosas normas sobre tabla y como resultado de las diferentes reuniones de Comisión celebradas en el último mes.

Entre los proyectos aprobados, los ediles sancionaron, por unanimidad, el Dictamen 007/2018 del Frente para la Victoria por el cual se prohíbe conducir cualquier tipo de vehículos con tasa de alcoholemia superior a cero gramos por un mil centímetros cúbicos de sangre. De la sesión también participaron representantes de la Asociación Estrellas Amarillas.

Cabe recordar que el asunto aprobado remarca la conveniencia de “realizar modificaciones a la norma original, con el objeto de disminuir el número de siniestros viales relacionados con el consumo de alcohol y de resguardar la seguridad individual y colectiva de nuestros ciudadanos, ya que se ha comprobado que la mínima ingesta de alcohol triplica el riesgo de sufrir un siniestro vial”.

Además, sostiene que el “alcohol es uno de los factores de riesgo que mayor incidencia tiene en los accidentes de tránsito, y dentro del contexto de los errores de conducción, el alcohol casi siempre se encuentra asociado con la velocidad, el sueño y las distracciones, por lo cual disminuye el campo visual efecto túnel”.

De esta manera los conductores que sean sorprendidos con un mínimo de alcohol en sangre recibirán severas sanciones punitivas.

En otro orden de cosas, desde el bloque de la UCR, que preside el concejal Paulino Rossi, los ediles aprobaron, de forma unánime, el proyecto de ordenanza a partir del cual se exceptúa del impuesto automotor a todos los vehículos híbridos, eléctricos y/o propulsados por energías no contaminantes, y el Municipio a través del Área que corresponda establecerá los requerimientos que deberán cumplir los automóviles para obtener la excepción.