Los trabajadores refirieron que el 35% de aumento es insuficiente y responsabilizaron al secretario General, Oscar Martínez. También hubo críticas para algunos delegados con quien aseguraron no estar representados.

Un grupo de aproximadamente 30 trabajadores de la industria se autoconvocó, este sábado, en las puertas del gremio de la Unión Obrera Metalúrgica Seccional Río Grande para reclamar lo que consideran un insuficiente aumento salarial consistente en el 35%, según se informó y aprobó por asamblea en las distintas plantas.

En el lugar, el secretario General del sindicato, Oscar Martínez, junto a otros miembros de la comisión directiva como Ángel Gordillo, respondieron a los reclamos y aseguraron que la propuesta salarial de la Asociación de Fabricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE) fue aprobada por mayoría en las recientes asambleas, por lo que el acuerdo está cerca de firmarse en las próximas horas.

En su mayoría las críticas se centraron sobre el conductor del gremio, Martínez, a quien le recordaron su permanencia desde hace un largo tiempo en el cargo y su “falta de representatividad” según los propios manifestantes. En la misma dirección los trabajadores apuntaron a un sector de delegados, sin embargo destacaron la figura de Gordillo (delegado de IATEC y secretario de Organización del sindicato) como representante gremial.

Por su parte,  Martínez reiteró que la propuesta ya se aprobó en el marco de las diferentes asambleas en las fábricas y los trabajadores solicitaron que la propuesta sea revisada otra vez en esa instancia colectiva.

El grupo de manifestantes, además, advirtió que, de prosperar el acuerdo salarial con la propuesta del 35%, continuarán con las concentraciones los próximos sábados en las puertas del gremio.

Cabe recordar que AFARTE ofreció un aumento salarial dividido en tres tramos: 15% en abril, 10% en julio y 10% en octubre, además de un bono no remunerativo de 15 mil pesos.