El Centro de Empleados de Comercio de Río Grande y la Cámara local firmaron un acuerdo salarial, que replica el logrado en el ámbito nacional. “Lo que hicimos fue lo que tratamos de hacer en momentos de crisis, por lo menos replicar el acuerdo nacional que se firmó a mediados de marzo”, indicó el secretario Adjunto del Centro de Empleados de Comercio, Daniel Rivarola, refiriéndose al acuerdo con la Cámara de Comercio local.

El dirigente  gremial manifestó que se entendió desde la Cámara que “los salarios se tienen que ir ajustando, porque los trabajadores no pueden quedarse atrás” con sus ingresos, por ese motivo se pudo definir el acuerdo.

Rivarola explicó que el acuerdo contempla “el 15 por ciento establecido en las paritarias nacionales” con “un 10 por ciento con los haberes del mes de abril y el otro 5 por ciento con los haberes del mes de agosto de 2018; más la cláusula de revisión en enero de 2019 para evaluar la situación respecto del acuerdo firmado” y la posibilidad de un ajuste de ser necesario.

Además el dirigente del CEC reconoció que “hablar de números más altos” podría hacer peligrar una posible homologación en el Ministerio de Trabajo de la Nación, por condicionamientos impuestos por el Gobierno Nacional. Además destacó la posibilidad de haber aprobado una cláusula gatillo al tiempo que consideró que hay cierta estabilidad en el mantenimiento de los puestos de trabajo en el sector, aunque recordando que tal situación está íntimamente relacionada con lo que suceda en el sector industrial.

En este sentido Rivarola afirmó que “Nuestra economía es totalmente distinta a la de Ushuaia y la de la Isla es totalmente distinta a la del país; así que mientras las condiciones se mantengan estables como ahora, creemos que no debería haber grandes problemas”.