Por Fabiana Morúa. Hace aproximadamente un mes, la Asociación Fueguina de Graduados en Nutrición busca que se acompañe una declaración para el avance del proyecto de Ley de Promoción de la Alimentación Saludable.

Un proyecto que incluye 3 capítulos: Etiquetado Frontal de Advertencia; Publicidad y patrocinio; Entornos escolares. De forma que se demuestre apoyo, acompañamiento y seguimiento de dicho tema en Tierra del Fuego. También buscan que se emitan declaraciones de apoyo por parte de los concejos deliberantes y de la Legislatura Provincial.

Diversas organizaciones y asociaciones provinciales se pronunciaron a favor del tratamiento del proyecto Promoción de la Alimentación Saludable en la Cámara de Diputados de la Nación; entre ellas, la Asociación Manekenk.

La presidenta de dicha organización, Nancy Fernández, expresó: “Manekenk se suma a través de la invitación del Colectivo USIN con el que hemos trabajado anteriormente en campañas como “No a las Salmoneras en Tierra del Fuego”. Además, hemos trabajado en conjunto con la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria y, a partir de ese vínculo previo, es que seguimos en contacto y acompañamos mutuamente todas las iniciativas que abordan la alimentación saludable”.

“A través de los Graduados en Nutrición, hemos trabajado mucho en la campaña ‘No a las Salmoneras’, en instalar y mostrar como ese alimento, de alguna manera, es un alimento que no es deseable para alimentar de forma sana y soberana a la provincia como al país”; indicó Nancy Fernández.

Por otro lado, la presidenta de la Asociación Manekenk sostuvo que “Tierra del Fuego tienen una situación alimentaria muy compleja. Entendemos que aún no se ha abordado como una política de Estado fuerte, tenemos un índice de obesidad y sedentarismo muy alto.

“A pesar de que durante el último año –como consecuencia de la pandemia- se ha visto un aumento de acceso de las personas a los ambientes naturales a través de caminatas, salidas al campo abierto. Sin embargo, los períodos de encierro de muchos meses en el que vivimos por el frío y la oscuridad, genera que las personas no tengan una buena alimentación y una vida poco sedentaria”.

Fernández manifestó que “hay un gran afloramiento de comercios que comercializan productos no saludables y más apetecibles, pero que no van de la mano de la alimentación saludable. Situación que va está complejizada por la logística de lo que significa el acceso a los alimentos que tiene nuestra provincia dado que –en algunos casos- viajan más de 3.000 kilómetros y dependemos absolutamente del transporte terrestre para ello”.

Al mismo tiempo, “hay muy escasa y muy poca promoción de la producción local”; sostuvo Fernández.

La presidenta de la Asociación Manekenk consideró que, “para afrontar esta situación, creo que la alimentación tiene que ser una política pública, tiene que haber articulación entre los distintos sectores, entre las áreas de producción, las áreas agropecuarias, tiene que haber más investigación local, más comunicación”.

Por ejemplo, “no hay una red pública de productores locales a los que las personas puedan acceder, todavía es una información que se maneja a través de redes interpersonales, de grupos de interés, donde toman conocimiento de la existencia de ciertos productos o productores como los viveristas que producen lechuga en Río Grande; pero no hay un sistema de información público y abierto que permita que el ciudadano de a pie pueda acceder a esa información”.

Nancy Fernández remarcó que “las personas no se enteran por canales formales, sino por grupos de WhatsApp, de Facebook, por amigos. Entonces no sabe quién produce, cuánto produce y qué produce”.

“Si se aprueba el proyecto, Tierra del Fuego va a tener que acomodar sus sistemas de distribución alimentaria, su manera de proveer, de llegar los alimentos a la Isla y, sobre todo, encararlo como una política pública y no por grupos/sectores interesados. Un aspecto interesante es que nuestra provincia cuenta con la Ley de Transgénicos, la cual obliga al etiquetado de alimentos transgénicos, sin embargo, nunca se implementó y no se aplicó”; informó la activista.

Agregó que “desconocemos las razones de por qué nunca se implementó –la Ley de Transgénicos-, pero nuestra provincia ha sido pionera en este sentido. Sin embargo, pareciera ser un tema del cual no se habla, un tema medio oculto, información que circula por canales no formales”.

La activista determinó que “como Asociación Manekenk es una organización dedicada específicamente a la educación ambiental; la educación alimentaria y la soberanía alimentaria es un fuerte componente de la educación ambiental; Manekenk puede aportar y colaborar mediante estrategias educativas, la difusión, cursos y de formación al ciudadano, a través de la generación de aplicaciones que puedan permitir el acceso público a la información”.

“Creo que una gran falla que tienen las producciones locales es la ausencia de programas de sistematización y de acceso público a la información, sobre quién produce y qué produce”; insistió.

Finalmente, Fernández indicó que “la situación alimentaria es totalmente dependiente, es un problema, no somos soberanos desde el punto de vista alimentario; aunque no se pueden producir todos los alimentos, pero si hay muchos alimentos que se pueden producir”. No obstante, “la escaza disponibilidad de tierras para la producción, la estacionalidad y la falta de apoyo estatal, genera que los productores tengan un trabajo muy arduo, ingrato y que desanime a las inversiones para este tipo de producción. Sin embargo, esta no es una situación actual, es histórica, quizás, en los últimos años hubo algunas políticas de apoyo y fortalecimiento a productores locales, pero este sistema requiere de muchos años de trabajo y de sostenibilidad en el tiempo, políticas globales. No podemos pensar que cada municipio apoya por separado o cuando cambia una gestión, cambian y modifican los programas, tienen que ser políticas públicas a largo plazo, sostenidas en el tiempo, y sistémicas con una visión integral de jurisdicción provincial como municipales”; concluyó la presidenta de la Asociación Manekenk.