Además de los siniestros se registró un principio de incendio, este domingo, en Chacra XI donde fue trasladada una mujer de 63 años.

En el transcurso del último sábado ocurrieron dos accidentes de tránsito en la zona céntrica de Río Grande y el barrio Camioneros.

El primero sucedió a las 17:30 aproximadamente, en la intersección de San Lorenzo y Santa María de Oro, donde un menor de cuatro años fue embestido por un vehículo marca Fiat Siena, conducido por una mujer de 28 años.

El menor no presentó ninguna dolencia al momento de la intervención policial y fue derivado al nosocomio local preventivamente en ambulancia.

Dos horas más tarde el personal policial se apersonó en Almafuerte e Islas Malvinas por un siniestro  protagonizado por dos vehículos, entre ellos una camioneta marca JAC al mando de un hombre de 47 años, quien a su vez se encontraba acompañado por su esposa y su hija de 9 años. La menor resultó con golpes por lo que fue trasladada al hospital.

En cuanto al otro rodado, un Fiat Palio conducido por un hombre de 31 años y otras dos personas, ninguno de los ocupantes presentó dolencias.

Allanamiento positivo

Efectivos de la Comisaría Cuarta realizaron el pasado viernes un allanamiento en El Aviador al 200 por una denuncia por robo en calle sin nombre 210.

De las tareas investigativas se culminó con resultados positivos, ya que se secuestró una atornilladora y un taladro (que coinciden con los elementos sustraídos), y vestimenta de interés para la causa.

Además se procedió al resguardo de una sierra circular Black & Decker que se relaciona con otro hecho delictivo.

Las tareas de rastrillaje en la zona también permitieron encontrar una garrafa de kilos en un predio abierto, el cual había sido denunciado como sustraído del domicilio de calle sin nombre 210.

Tras el operativo fue notificado de Derechos y Garantías, Mario Oscar Velázquez Correa.

Principio de incendio

En horas de la tarde de este domingo se trabajó en un principio de incendio en una vivienda de Playero Blanco al 300, en Chacra XI.

El ígneo comenzó en el sector de la cocina por una falla eléctrica en el microondas y fue rápidamente sofocado por la propietaria de 63 años, quien fue derivada a bordo de una ambulancia ya que presentó ardor en sus manos y una leve molestia al respirar.