Así lo afirmó la gobernador Rosana Bertone en una entrevista televisiva con Alfredo Valdéz, cuando fue consultada por el polémico Pacto Fiscal, que abrió la puerta a la sanción de las reformas Tributaria y Previsional: ”todos van a ceder algo para ver si se puede lograr el déficit del 3,2%, porque no hay más endeudamiento exterior para la Argentina”.

“A Macri lo conozco desde siempre, compartió conmigo comisiones, lo conozco de la política, lo conozco de Boca”, dijo Bertone y aclaró que con los gobernadores peronistas “con algunos coordinamos bien y otros desaparecen, no contestan el teléfono ni al presidente. Es muy raro como está la situación ahora”.

La gobernadora habló sobre un posible tratamiento diferencial hacia la provincia de parte de Nación, luego del apoyo que le dio a las polémicas leyes del Ejecutivo que generaron y siguen generando rechazos en amplios sectores sociales:“en Tierra del Fuego somos ordenados y respetuosos, y eso lo tienen que merituar. Hemos cumplido la palabra y los pactos empeñados, no generamos ningún conflicto”.

Con respecto a los conflictos con los intendentes, Bertone dijo que “uno tiene que resolver y afrontar el problema, no puede estar en la victimización de pensar que no puede. En los otros es permanente, el ataque o la victimización. Ahora logramos un punto donde estamos en mejor posición que otras provincias argentinas, y espero que el gobernador que venga después de mí lo pueda conservar. Si no, estamos dilapidando oportunidades”

Para el 2018, la gobernadora se planteó metas tales como “la pacificación de la provincia y que no vuelvan los conflictos”, y agregó que con esas metas “pagué un costo personal y político muy grande para enderezar la situación y quiero que siga así, sea quien sea el que me suceda”.