A 10 años del crimen de Marianela Rago Zapata, la estudiante de periodismo riograndense que en 2010 fue hallada degollada y con 23 puñaladas en el barrio porteño de Balvanera, su ex novio, Francisco Amador, irá a juicio oral pese a que a lo largo de la investigación fue sobreseído cinco veces en una causa que además cuenta con cinco evidencias en la escena a las que la Justicia nunca les pudo poner nombre y apellido.

“Amador fue siempre el principal sospechoso, quiere decir que hay algo que no cierra dentro de la justicia, y no pueden probar. Si es culpable, que vaya preso”, dijo Patricia Zapata, madre de Marianela Rago, por fm Masters.

El debate que tendrá como acusado a Amador (33) se realizará ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 29, integrado por los jueces Rodolfo Goerner, Juan María Ramos Padilla y María Cecilia Maiza.

Este año el TOC 29 debía proveer la prueba propuesta por las partes y fijar una fecha de debate, pero todo quedó demorado a raíz de la parálisis judicial por la pandemia del coronavirus.

Según Zapata, “siempre se estuvo investigando, pero se perdieron pruebas que para mí son fundamentales, como las de las uñas de mi hija. Ahora cambiaron la fecha del fallecimiento desde el asesinato, eso lo involucra más a Amador porque apaga el teléfono, y no sé si lo probará o no, pero hay que saber dónde estuvo en ese lapso de tiempo”.

Amador llegará al juicio acusado de “homicidio simple” -con pena de 8 a 25 años de prisión-, ya que la figura del “femicidio” recién se incorporó al Código Penal a partir de 2013.