En horas de la mañana, dio inicio al juicio oral y público contra Sebastián Alberto Jara, quien se encuentra detenido y acusado de haber atacado a quien era su pareja tras sorprenderla manteniendo relaciones sexuales con su propio hermano. Hecho ocurrido el pasado 13 de mayo de 2018 en la localidad de Tolhuin. Cabe recordar que Jara se encuentra imputado por el delito de “lesiones graves agravadas” en un marco de Violencia de Género.

El debate comenzó con la lectura por parte del Fiscal Pablo Candela de la requisitoria de elevación a juicio, brindando detalles de lo sucedido y las pruebas que fueron surgiendo a lo largo de la investigación, como así también, adelantando lo que se intentaría probar en los próximos días.

Una vez finalizada la alocución del representante del Ministerio Público Fiscal, los integrantes del Tribunal Oral, integrado por los doctores Daniel Borrone, Juan José Varela y Eduardo López ofrecieron al imputado a prestar declaración indagatoria. Allí Jara por recomendación de los Defensores Oficiales Lorena Nebreda y Marino Sardi, se negó a prestar declaración.

Acto seguido, se hizo presente la víctima y ex pareja de Jara, quien brindó declaración testimonial.

La mujer brindó escasos detalles de lo sucedido la noche del ataque, indicando que tras haber recibido un fuerte golpe con una botella detrás de la cabeza, cerró los ojos, perdiendo conciencia para despertarse ya en el hospital de Ushuaia, sin poder recordar con exactitud todo lo sucedido.

Indicó que ese día se encontraba con un grupo de personas en el predio de una amiga en Tolhuin consumiendo bebidas alcohólicas y tras pasarse de copas, mantuvo relaciones sexuales con su cuñado.

En lo que fue una confusa declaración, la labor del Fiscal se vio dificultada debido a la escasa información que brindó la mujer. Si bien durante el juicio indicó que no recordaba numerosas cosas de lo ocurrido, incluso indicando que nunca prestó declaración en sede policial, los magistrados procedieron a dar lectura del testimonio brindado ante los efectivos policiales a los pocos días del ataque y al lograr recuperar el alta médica. Durante dicho testimonio, dio cuenta de que al ser sorprendida con su cuñado, el imputado la atacó con un violento punta pie sobre la cabeza, como así también golpeándola con una botella sobre el sector posterior de la cabeza, provocándole heridas cortantes.

Sin recuerdos

Por otro lado, la mujer aseguró no recordar sobre las lesiones sufridas, fracturas sobre una de sus manos, como así también hematomas y heridas en diversos sectores del cuerpo, tales como una herida cortante sobre el rostro, la cual terminó en una cicatriz que posee hasta el día de hoy.

Asimismo, la mujer al momento en que se le exhibieron las imágenes de las heridas comenzó a mostrarse nerviosa y temerosa al revivir dicha situación, por lo que los Jueces solicitaron que el imputado se retire de la sala a fin de que la mujer pueda prestar declaración con mayor tranquilidad, sin tener que tener la presencia de su atacante a un metro de distancia.

Justificación

Durante el testimonio de la víctima, se vivió una situación sorprendente, donde se constató que durante la declaración ante la policía, la joven sostuvo que su intención era no radicar la denuncia, ratificando dicha situación ante los jueces.

Si bien aseguró que la agresión física sufrida es repudiable, aclaró que el ataque “fue emocional” y que le podría pasar a cualquier persona si encuentra a su pareja manteniendo relaciones con su propio hermano; “no justificó lo que hizo pero me pongo en el lugar de él”, sostuvo la mujer.

Testigos

Luego de prestar declaración varios testigos que conocían tanto al imputado, como a la víctima, se pasó a un cuarto intermedio para este viernes, momento en que continuarán las declaraciones de testigos y peritos.