Ayer en el Valle de Andorra, un grupo de personas que ocupó terrenos con refugios de madera y nylon fue desalojada por la policía. Los ocupantes resistieron con piedras y botellas, incluso un hombre amenazó con volar una garrafa, pero finalmente depuso su actitud.

El hecho ocurrió en la tarde de ayer, en el marco de distintas ocupaciones que se acentuaron este fin de semana, cuando un grupo de personas comenzó con la construcción de los refugios construidos en tarimas de madera y parcialmente revestida en nylon.

Personal policial se hizo presente en el lugar con agentes de Hábitat de la municipalidad, y de la Comisaría de Género y Familia. Cuando se procedió a intimar a los ocupantes a retirarse, con la opción de trasladarse al albergue municipal o de volver a sus lugares de origen, comenzarón a arrojarles piedras y botellas a la policía.

Incluso un hombre amenazó con prender fuego una garrafa de gas, amenazando con incendiarse y hacerla estallar, pero fue reducido y trasladado al Hospital Regional local.

Con respecto al personal policial ocho efectivos terminaron con heridas de distinta consideración, quienes también fueron trasladados hacia el nosocomio local para su atención.

En la causa Interviene el Juzgado de Instrucción en Feria por el delito de Atentado y Resistencia a la autoridad y Lesiones.