Numerosas dotaciones de bomberos acudieron hasta la calle Tekutk al 800 de la ciudad de Ushuaia este martes por la tarde. Allí un niño, mientras manipulaba un encendedor, accidentalmente prendió fuego un colchón. Esto ocasionó un dantesco incendio, el cual terminó arrasando la vivienda. Cuatro niños lograron ser rescatados por su madre gracias a la colaboración de vecinos. La mujer debió ser hospitalizada al sufrir quemaduras y haber inhalado humo.

Minutos antes de las 14 horas, personal de bomberos y de la policía se trasladaron hacia una vivienda ubicada sobre calle Tekutk al 800 de la ciudad de Ushuaia. Allí se informó de un incendio sobre la morada y que en su interior se encontraban varios menores.

Rápidamente numerosas dotaciones y móviles se hicieron presentes, observando que una precaria casilla se encontraba envuelta en una importante cantidad de humo, en tanto que aún continuaba el fuego dentro de la misma.

Luego de un intenso trabajo, el personal bomberil logró sofocar las llamas, las cuales provocaron daños de gran importancia en todo el interior de la morada, la cual se encontraba construida de material ligero.

Según informaron fuentes policiales, el siniestro se originó a raíz de que uno de los menores que se encontraban en el interior, por razones que se desconocen, habría prendido fuego a un colchón mientras manipulaba un encendedor, situación que provocó que las llamas comenzaran a propagarse en cuestión de minutos a todo el lugar.

Previo al arribo de las fuerzas de seguridad, la propietaria del lugar, Yésica Casadillo de 28 años, comenzó a sacar a sus cuatro hijos menores de edad del interior de la vivienda, recibiendo la colaboración de los vecinos que se hicieron presentes. Esta acción, provocó que la joven sufriera quemaduras sobre una de sus manos, como así también una importante inhalación de humo, por lo que debió ser trasladada a bordo de una ambulancia hacia el Hospital Regional de Ushuaia, quedando en observaciones.

Afortunadamente los menores resultaron ilesos del siniestro.