Por Yolanda Dips.

Ante la falta de posibilidad de llegar a un acuerdo con la empresa los trabajadores de Badisur decidieron llevar a sus familias a la planta tomada “porque no podemos seguir pagando los alquileres” y pidieron permiso al Ministro Sica para vender la producción existente.

Al respecto Miriam Planes, secretaria Gremial del Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA) y trabajadora de Badisur explicó que ayer tuvieron una audiencia con la empresa en la que debían responder a la contrapropuesta presentada por los trabajadores. “Ellos no aceptan las dos cuotas que nosotros pedimos, una a la firma del acuerdo y la otra a los 15 días, momento en que nosotros recién desalojaríamos la planta. Ellos propusieron que se pague 70 mil pesos a cuenta, y tres cuotas a empezar a pagar en abril, cuestión que fue rechazada”.

En este sentido Planes aclaró que no pueden confiar en las promesas de la empresa “porque en octubre hizo bajar a la gente de un juicio que teníamos desde el 2014 para resguardar los puestos de trabajo; paritarias y refrigerios se pagaron en negro; no cumplió con los acuerdos firmados en el Ministerio. En 2016 hizo lo mismo con el depósito de un juicio que lo pidió para pagarle a los trabajadores y nunca lo hizo”.

Recrudecimiento

La próxima audiencia de partes es este jueves. “Queremos que se respete la planilla que hicimos con un contador en el que está el valor de nuestras indemnizaciones y no la que presenta ahora la empresa, porque esa no corresponde” aclaró la dirigente gremial al tiempo que explicó como seguirán las medidas. “Nosotros hicimos un locro y estamos pensando hacer lo otro próximamente. Además hemos mandado una nota al Ministros Sica, explicándole todo lo que sucede en esa empresa para que ellos, a través del Área Aduanera Especial, nos autorice a la venta de todos los productos que están acá para cobrar nuestra plata” al tiempo que remarcó que esta decisión no tiene nada que ver con la propuesta que, en su momento, hizo la empresa de pagarles con mercadería. “Si ellos no nos quieren pagar el 100 por ciento de la indemnización, nosotros queremos poder cobrar con la venta de la producción que está acá adentro y después irnos”.

Miriam Planes informó que asimismo “hemos decidido que a partir de la próxima semana venga nuestra familia acá a la planta porque no podemos pagar los alquileres y no tenemos a donde mandarlos a vivir” y recordó que están desde el 6 de febrero esperando una respuesta “y vamos a seguir estando hasta que nos paguen lo que nos corresponde”.