“Para las fiestas tuvimos que protestar y nos dieron 5 mil pesos como adelanto, pero en realidad es la deuda que tenía la empresa con nosotros”, manifestó uno de los trabajadores.

El dueño, de apellido Provenzano les pidió que “lo banquemos pero hoy nos enteramos que viajó a Buenos Aires”.

Ahora el personal se encuentra en el obrador custodiando las dos máquinas retro excavadoras, impidiendo que sean retiradas hasta cobrar las deudas.