El lunes pasado, en un vuelo que partía hacia Buenos Aires, el deportista y empleado municipal, Marcos Martínez protagonizó dos episodios de violencia contra su acompañante. Por la gravedad de los hechos, la justicia caratuló la causa como “tentativa de femicidio”.

Ayer, el municipio de Río Grande emitió un comunicado donde condenó los hechos y garantizó el acompañamiento a la víctima y a su familia, mediante la Defensoría Municipal.

La Dra. María Villarroel, directora de la Defensoría, dijo que “intervenimos en todos los caos en los que la víctima necesita acompañamiento integral”, y subrayó la importancia a la hora de comunicar estos hechos: “atrás de la noticia hay un contexto familiar que hay que contener”.

“Ser víctima de violencia implica un montón de cosas, en este caso se pudo haber naturalizado el maltrato, por eso hay que abordar el caso integralmente, entendiéndola, tener empatía para entender y no juzgarla, ella necesita la ayuda de todos. Porque en estas cuestiones se juzga a la víctima”, dijo Villarroel por Fm Del Pueblo.

Desde la Defensoría se implementa un abordaje desde lo psicológico para una persona en estado de vulnerabilidad. “Uno tiene que poder explicarles lo que implica todo esto. La gente desconoce las consecuencias de una denuncia, muchas veces hay otros vínculos que los unen, y si hay niños, el vínculo con su pareja continúa, pero hay que lograr que sea sano”, afirmó la Dra.

“Es invasivo tratar de que una persona denuncie cuando no se encuentra preparada. Se llega a esa instancia luego de años de tolerar, en ese contexto hay que entender como viene la violencia. Cuando realmente se puede llegar a identificar que corre peligro su vida, ahí se denuncia”, agregó.

Cada caso se lo aborda de manera particular porque representa una realidad particular. Muchas veces, antes de la víctima, los que hacen la denuncia son parientes o amigos, que se comunican con la defensoría de manera anónima.

“Cada caso es una historia de vida, la violencia intrafamiliar se da entre cuatro paredes, no hay testigos, entonces uno tiene que creerle a la persona que denunció”, señaló Villarroel.

Antes de hacer una denuncia, se pueden acercar a la defensoría, de 9 a 20 hs en Almirante Brown y Pasaje Roca, donde encontrarán asesoramiento. También se puede llamar al teléfono fijo 436237, o al 2964-526548 las 24 horas.

Cabe destacar que si una persona que está sufriendo violencia física, debe llamar a la policía inmediatamente o a Defensa Civil, desde donde se conectan con la Defensoría.