La presidenta de la Cámara de Comercio de Ushuaia, Claudia Fernández, especificó los detalles del pedido que las Pymes están haciendo al gobierno nacional para que se dicte una Emergencia Pyme hasta diciembre próximo.

En declaraciones realizadas en Radio Nacional Ushuaia, Fernández indicó que “estuvieron presentes los representantes de las Pymes de todo el país, en la Asamblea, dónde se presentó la situación de agobio que se vive en todo el país y que se han hecho diferentes pedidos y no se han obtenido demasiadas respuestas”, recordó.

Por lo tanto, resumió que “se está pidiendo tasas diferenciales, líneas de crédito productivas con una tasa que no sea superior al 21% para poder adecuarlos, una línea express para las empresas en crisis para que puedan sostener el empleo, un mínimo no imponible sobre contribuciones patronales y que se adelante el cronograma de aplicación que tenemos de la Ley 27430 a las cargas sociales diferenciales por zona para compensar el interior profundo, suspender el impuesto del cheque, suspender el cobro del IVA e Ingresos Brutos en las boletas de Luz, agua y gas a las empresas y suspensión del pago anticipado de ganancias”.

Y aseguró que pese a tratarse de varios puntos “también se podrían pedir otras cosas porque tenemos una carilla entera, pero hemos solicitado las principales que consideramos podrían ser las medidas para hacer sostenible la actividad en el marco de la crisis que estamos viviendo”.

Y sostuvo que se pidió “hasta fin de año porque consideramos que con esos meses se podría llegar a reactivar la actividad y a partir de enero tener algo más estable y parejo y que comience la reactivación” y explicó que este optimismo surge porque “con estas medidas las empresas se pueden empezar a regular dado que hoy la mayoría está con un problema de crédito bastante importante y no se consiguen préstamos y con esto habría un desahogo”.

En cuanto al pedido de cargas sociales diferenciales por zona, Fernández explicó que este pedido está fundamentado en el hecho de que “no es lo mismo el que paga en Capital Federal, por el mercado que tiene, en comparación con el que está en el Chaco profundo, en Tierra del Fuego o en el interior dónde no hay la misma cantidad de gente y consideramos que esto se debe tener en cuenta y debería ser diferencial”.

Y sobre este punto reveló que “estamos trabajando con un proyecto de Ley para que los aportes sean diferenciales por zona como está el tema de los sueldos y se está trabajando y hay un debate muy avanzado en diputados”.

Fernández indicó que existe que “una situación incómoda para todos y todos estamos viendo que nos achicamos cada vez más, con 18 meses de ventas caídas, que no tenemos rentabilidad porque se está vendiendo prácticamente al costo para poder tener liquidez y pagar y poder cumplir”.