Así lo afirmó el vicegobernador Juan Carlos Arcando, a cargo de la gobernación fueguina. El funcionario aseguró que, luego de haber dolarizado las tarifas, el Gobierno nacional “nos dejó en un callejón sin salida”.

“Nosotros producimos el gas pero lo distribuye quien tiene la responsabilidad de trasladarlo a través de CAMMESA (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A.)”, dijo el vicegobernador por Fm Aire Libre.

Arcando recordó que “en el 2016 fue el último aumento en la provincia”. En aquel momento, el dólar tenía un valor de $17. Luego de la dolarización de las tarifas del gas, insumo utilizado para la generación de energía eléctrica tanto por la Cooperativa Eléctrica en Río Grande como por la DPE, el dólar aumento a $38, y llegó hasta los $42.

Según el vicegobernador, con el aumento de las tarifas “el gobierno intentó generar el menor impacto posible en la comunidad. Y no va a llegar al 35% escalonado en la provincia. Hasta ahora pudimos subsidiar la energía, pero llegamos a un cuello de botella porque el gobierno decidió dolarizar las tarifas”.