FAMAR ya redujo los salarios en un 8% mientras que hay planteos en establecimientos fabriles como Brightstar de similares características. Lo mismo sucede en Ushuaia donde se anunció la reducción de un día de trabajo a la semana y una reducción del 20%. Por el momento dichas acciones no violan el acuerdo firmado en 2017 que congeló los salarios por dos años.

La recesión económica que padece la Argentina no solo ha reducido del poder adquisitivo de los trabajadores. También genera efectos colaterales dentro de la ciudad y tiene que ver con la delicada línea sobre la que se mueve la industria local.

Las suspensiones en las fábricas de la ciudad son una realidad palpable en Río Grande y estaría negociándose la misma posibilidad en Ushuaia. Fuentes ligadas a la Unión Obrera Metalúrgica aseguraron a Tiempo Fueguino que, si bien “no están todas en la misma situación”, pero si la mayoría tiene un nivel de stock mayor al esperado debido a que las variables no son las mismas en cada caso.

“El proceso de recesión en el que entramos a partir de fines del mes de abril con la devaluación del peso y la suba de las tasas de interés, comenzó a gestarse, pero nadie sabe hasta qué punto va a llegar” insistieron las mismas fuentes.

Hasta ahora la única fábrica que acordó la reducción de la jornada con un descuento en el porcentaje del sueldo es FAMAR. El acuerdo cerrado con los trabajadores reduce la jornada laboral en 2:15 por día, es decir se trabaja hasta las 12:45 en lugar de las 15. La reducción total por estas dos horas diarias menos es del 8% del salario.

Otra de las fábricas que tiene un planteo realizado es Brightstar donde la oferta inicial alcanzaría la reducción del 20% del salario, sin conocerse aún más detalles respecto cómo será la modalidad de recorte en la jornada laboral.

“Estamos en asamblea permanente. Eso se viene gestando en varias fábricas” aseguraron parte del cuerpo de delegados. “Por discusiones internas en alguna, por cuestiones de la organización en otras. Es parte de lo que viene dándose en varias hasta ahora” agregaron además.

“Hasta acá tenemos la discusión de FAMAR resuelta. En un principio necesitaban un 25% menos del salario y después de varias discusiones terminaron resolviendo que sea el 8% con la reducción de jornada” detallaron.

En Ushuaia también hay un panorama similar. Newsan tomó la decisión de suspender todas las horas extra que se venían haciendo hasta ahora.

Esto informaron a los trabajadores en asamblea donde además, en el caso de la planta 5, se determinó un día de suspensión a la semana reteniendo el 20% del sueldo de este día, lo que representaría aproximadamente un día al mes menos en el salario.

Tensión en el acuerdo

Si bien aseguran quienes saben que esta modalidad no incumple con lo firmado en noviembre de 2017, la posibilidad del quiebre de la paz social es latente. El compromiso firmado por las cámaras empresarias habla de mantener la totalidad de los trabajadores hasta el Personal Permanente Discontinuo (PPD), pero que la reducción de jornada laboral y salario se encuentra dentro de los límites de este maco.

“Si existe una imposición que intenta hacer la empresa es muy posible que se termine rompiendo el acuerdo” planteó otra voz cercana a la cúpula de la Unión Obrera Metalúrgica. “No se descarta nada. El dólar sigue subiendo, no lo pueden contener, el marco de recesión está reconocido hasta por el propio gobierno. Como pasar, puede llegar a pasar cualquier cosa”.

“En tanto se siga frenando el consumo y no habiendo ventas, no descarto que comience a multiplicarse” insistieron desde la UOM. “Detonantes puede haber muchos, uno podría ser si existen despidos en alguna fábrica” aclaró respecto de lo que podría quebrar la paz social y por ende el acuerdo.

Cuestionaron que “al laburante le han subido los servicios básicos y los alimentos de manera tal que no existe ya la posibilidad que tenía antes hacer cambios” con algún dinero extra que hacen al consumo de lo que se produce en Tierra del Fuego.