Por Fernando Grava.

El contador Ramón Gallardo, presidente de la Comisión de Vivienda a nivel nacional y Presidente de la Cámara de la Madera en Tierra del Fuego se refirió, en Radio Universidad, a la situación del sector maderero en la provincia y a la actividad económica en general como así también a la demanda habitacional en todo el país.

Con relación a la situación del sector maderero en la provincia reconoció que “estamos rezagados con respecto a lo que es la toma de decisiones concretas con respecto al uso de la madera o un proyecto concreto para el sector forestal”.

Mencionó que anualmente “realizamos un Congreso que este año se llevó a cabo en Misiones el 28 de junio y se inauguró la planta de fabricación de viviendas que tiene una producción de 5000 viviendas anuales que pueden ser de hasta 3 pisos con una inversión de 10 millones de dólares y es totalmente argentina y en principio le va a dar empleo a 2500 empleados de forma directa”.

Y también reveló que hubo una reunión “el 2 de junio con el Presidente Macri” en la cual el titular del Poder Ejecutivo nacional “dijo que es importantísimo que todas las provincias que son foresto industriales, que somos 8, le den un impulso al uso de la madera”. Sin embargo, señaló que como contracara “a nosotros nos cuesta poner un tablón de madera en una obra pública”.

Y opinó que en la provincia “nosotros hemos estado sentados, tranquilos, y durmiendo la siesta sobre la Ley 19640 apoyados en la industria electrónica”, sin embargo, cuando “esto se vio tocado y salieron resoluciones a nivel nacional, se tardó dos años en salir a buscar una reconversión de otros sectores como es la explotación de recursos naturales que son propios de Tierra del Fuego y que se pueden exportar de la misma manera que se hace con un televisor”.

Y explicó que si bien “la mayor cantidad de bosques aptos para la explotación está en manos de empresas privadas” consideró que “lo que está fallando es que no existe en la base de los partidos políticos un proyecto económico hacia estos otros recursos”. Entendiendo que “debe haber una planificación y cada dirigente político debería tener información fidedigna del sector y ver cómo se va a plantear tal como se hizo en otras provincias”.

Y de la misma manera aseguró no estar en conocimiento de que haya “un proyecto de lo que se va a hacer con el recurso de la madera, avalando industrias y la instalación de industrias” por lo cual “si existen que me lo digan”, ironizó, incluso “creo que en el producto bruto interno de la provincia no sé si el recurso maderero llega al 1%”.

Gallardo confirmó además que “ni siquiera en las viviendas que hace el Instituto Provincial de la Vivienda está contemplado el uso de la madera”.

Gallardo, sin embargo, reveló que “hemos tenido charlas con gente del electo gobernador y hemos intercambiado opiniones y podemos decir que hemos sido escuchados”.

Y mencionó que existe mercado para exportar productos derivados de la madera, aunque remarcó que es necesario contar con “un Polo Productivo Maderero en Tierra del Fuego, pero primero hay que hacer las bases porque si uno quisiera hacerlo en Tolhuin sería imposible porque esas bases no están” y especificó que se trata de “contar con agua, luz y gas que es lo que requiere cualquier industria como así también se debería contar con el puerto de Río Grande”.

Y al respecto contextualizó la situación con el debate que se ha generado en los últimos días sobre el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea y “todos se asustan porque no somos competitivos, pero para ser competitivos también se debe mejorar la logística que es el costo que hoy tiene y por eso es importante el puerto, por eso es tan importante que en el continente existan más ferrocarriles porque hoy la logística es uno de los principales obstáculos para ser competitivo”.

Y aseguró que “para los productores madereros que están instalados en Tolhuin no es fácil ni sencillo poder vender al exterior y además los costos no cierran”.

Por otra parte, reveló que presentó, en el seno de la Unión Industrial Argentina pidiendo que “el procedimiento preventivo de crisis flexibilizara cierta exigencia de forma tal que le permita a la empresa no cerrar y se pidió específicamente que en lugar de que los últimos tres balances den pérdida es que al no existir una normativa sino un criterio que se aplica por el uso, le pedimos que a nivel nacional el Ministerio de Trabajo permita dejar a un costado la exigencia de pedir los últimos tres balances con pérdidas y que las empresas que tienen una situación complicada puedan entrar en un procedimiento preventivo de crisis sin tantas formalidades”.

También con relación al costo que implica el despido de un trabajador que podría poner en riesgo a las empresas, Gallardo reveló que “se ha trabajado mucho, al menos en el sector maderero, reemplazar la indemnización por antigüedad por un mecanismo parecido al que existe hoy en la construcción con la Libreta de Fondo de Desempleo que incluso puede ser ventajoso incluso para el trabajador”.

Finalmente indicó que, en el sector, a nivel país, hemos perdido la competitividad y en la globalización actual nadie es tonto y todos los países tratan de proteger sus fuentes de trabajo y nosotros no estamos en condiciones de hacer frente a nada” por lo que “estamos en desventaja” dado que “hasta tanto no exista una estabilidad económica y podamos ser competitivos y entra mercadería más barata de otros países es peor”.