Por Yolanda Dips.-

La decisión de los trabajadores metalúrgicos de dejar sus puestos de trabajos a raíz de la situación que se atraviesa por la pandemia COVID19, priorizando su salud ante la falta de repuestas de la patronal y previo al decreto provincial de paralizar la actividad industrial fue calificado como necesario por la conducción de la UOM.

Al respecto en declaraciones a “Desde las Bases” el secretario General de la Unión Obrera Metalúrgica Oscar Martínez, afirmo que “esta decisión no ha sido fácil y ha tenido, como es habitual, un amplio debate en nuestra organización. Ha tenido cuestionamientos y críticas, en algunos casos a través de las redes y los medios, o algunos portales que se han expresado en ese sentido. Pero nosotros la defendemos como una decisión correcta», porque se trata de “cubrir todos los posibles problemas que pueda tener nuestra comunidad”.

Martínez señaló que habían solicitado la paralización de las actividades “con distintas notas y acciones dirigidas a la patronal”, pero ante la dilación de una definición por parte de los empresarios “se tomó la decisión de priorizar la salud por sobre algún riesgo económico que pudiera existir”. Así fue que las asambleas decidieron “abandonar los puestos de trabajo, como medida de protección de la salud” al tiempo que resaltó que «era lo que correspondía» ante la falta de respuestas por parte del sector empresario, entendiendo que “muy lejos está de ser una paranoia, sino que tiene que ver con la responsabilidad de tratar de cuidar la salud”.

En este sentido cabe recordar que el presidente de AFARTE, Federico Hellemeyer, se había referido a la situación tildándola como «una suerte de paranoia que se generalizó y ocasionó que, en algunas plantas, se produjera en un momento dado de la jornada un éxodo de gente» por lo que el dirigente metalúrgico aclaró que “acá no se trata de paranoia, sino de una preocupación real y una responsabilidad por intentar proteger la salud de los trabajadores y trabajadoras, sus grupos familiares, y también de la sociedad en su conjunto».

El Secretario General de la UOM no descartó que «en algunos establecimientos fabriles pueda reiniciarse parcialmente la actividad» y que como conducción gremial se encuentran «monitoreando la situación permanentemente, discutiendo con los integrantes de cuerpos de delegados y comisiones internas porque hay por lo menos manifestaciones, presiones y demandas en ese sentido. «Es muy probable que pueda haber situaciones particulares que modifiquen la realidad actual, como se ha dado en otros sectores de la industria que están produciendo» pero que esa decisión la adoptarían «las comisiones internas con las empresas, aprobadas por los trabajadores de cada establecimiento».