El Secretario General de la CGT, Antonio Caló, habló con FM Masters acerca del polémico acuerdo firmado por la UOM y dijo que “los secretarios generales de la isla trajeron los avales de los trabajadores. Si los secretarios generales decían que la gente no estaba de acuerdo tal vez no se firmaba”.

Caló dijo que “están asegurados los 10000 puestos de trabajo, porque si no hay fábricas ni puestos de trabajo no se pueden discutir los salarios” y aclaró que “si yo fuera un trabajador de la isla yo lo aceptaba, porque con la empresa cerrada no se puede discutir el salario. Tengo entendido que no presionaron  a nadie, acá no se iba a firmar ninguna flexibilización del salario.”

El dirigente admitió que “no fue un buen acuerdo, fue una decisión justa y los trabajadores metalúrgicos lo interpretaron así”, y volvió a aclarar que “acá el gobierno nos tuvo que dar participación, si nosotros no firmábamos, el acuerdo no iba al congreso. Fuimos, hablamos, ellos entendieron, le llevamos el proyecto para que eso sigua funcionando hasta el 2023 y ellos aceptaron.”

Sobre la situación de Tierra del Fuego, Caló dijo que “la gente quiere cerrar la isla. Hay un lobby impresionante. La UOM tiene la conciencia tranquila, somos responsables de los que hacemos, después, los medios que digan lo que quieran.”

También se refirió a los empresarios: “Hay muchos empresarios que no son de Tierra del Fuego y se quieren aprovechar. Que sepan que  en el continente se discuten salarios como  todos los años.”