Los trabajadores de la terminal de Río Grande reclaman que nadie retira los contenedores de basura. Personal de la empresa recolectora Santa Elena habría asegurado que se retirarían antes de fin de año, pero todavía están allí.

“Es uno el que se tiene que ocupar. No sé si hay que pagar un adicional o con quien hay que hablar”, dijo un comerciante de la zona de la terminal por FM Aire Libre.

Quienes trabajan en la zona de la terminal denunciaron la presencia de ratones. A lo que se suman los perros que rompen las bolsas de basura que exceden los conteiner.

“Los turistas llegan y ven eso. Esto es un foco infeccioso. Tratamos de mantenerlo pero ya no sabemos qué hacer. Realmente, que alguien se ocupe de esta situación, es urgente”, reclamaron los trabajadores de la terminal.