Por Yolanda Dips.

“Debe haber un Estado que ayude en la búsqueda de mercados, porque las cooperativas o fábricas recuperadas no somos tenidas en cuenta en las licitaciones públicas” afirmó la presidenta de la Cooperativa Renacer Mónica Acosta, en diálogo con Radio Universidad y dio como ejemplo lo que denominó “sabotaje” del propio Estado cuando hay fábricas locales que “pueden abastecer desde lo textil hasta la indumentaria que se usa en un hospital, o en la fuerza pública. El Estado se convierte en el primer saboteador al comprar todo en China o direccionar algunas licitaciones públicas” afirmó haciendo referencia al abastecimiento de luminarias led.

Acosta explicó que “nosotros no damos garantías a la corrupción de ningún retorno y esperamos tener alguna vez alguna chance de construir algo distinto. Nosotros nos presentamos en la licitación pública de la Dirección Provincial de Energía para abastecer la luminaria led a Ushuaia. Es algo que técnicamente nuestra cooperativa puede resolver. No tuvimos buena recepción del Gobierno, porque eligieron a un importador por encima de la posibilidad de desarrollar 30 nuevos puestos de trabajo, incluso cuando pasamos una oferta más baja que el contendiente. Nosotros estamos esperando que Industria de Nación nos reconozca este proceso productivo para poder comercializarlo fuera de la provincia, pero en Tierra del Fuego”.

La dirigente de Renacer aclaró que “esto iba a ser una fuente de ingreso en un momento en que la situación es realmente muy acuciante, porque nosotros dejamos de trabajar el 15 de diciembre y nos autosostenemos con recursos propios sin estar produciendo, pero esos recursos se terminan. Dentro de este marco de recesión profunda, los bancos tienen tasas por encima del 50 por ciento para adquirir capital de trabajo; no tenemos la posibilidad de comprar material propio para salir a vender y se nos complicó mucho el crédito que sacamos para comprar 3.200 kit de televisores, que estamos fabricando en este momento, pero no los podemos colocar en el mercado porque hay un sobrestock en todos nuestros clientes”.

Priorizar lo local

Acosta remarcó que “la situación se puso al rojo vivo y, vemos que el Estado no tiene una mirada puesta en la ampliación de la matriz productiva, que no tiene que ser un slogan de campaña sino ponerlo en práctica: hay que rediseñar un plan con una solución integral para la industria con o sin la 19640. Siempre en época de campaña hablan de poner en valor la 19640, de reindustrializar los recursos naturales, y durante todo este período no hemos visto muestras palpables de que vayamos hacia la diversificación. Lo venimos planteando desde hace tiempo pero son muy incipientes las medidas que se han tomado. Tenemos un centro de desarrollo tecnológico que hasta el momento no ha servido para salvaguardarle el trabajo a nadie”.

En este panorama consideró la representante de Renacer que la apertura de importaciones fue letal para la industria y que no era necesaria. “Hacía falta regular la tasa de rentabilidad de los empresarios para poder garantizar que los electrodomésticos tengan los precios que tienen que tener. Lo mismo pasa con el pescado, con la merluza, con una cantidad de productos que salen de nuestra provincia y pagamos como si fueran oro en polvo. Tenemos capacidad instalada de sobra, y frente a nuestra cooperativa está la Pesquera del Beagle, deshabitada hace no sé cuántos años, mientras tenemos productores artesanales que lavan sus mariscos en condiciones de insalubridad en la pileta de la cocina. Han quedado en estado de abandono. Necesitamos un Estado presente que vea en qué condiciones está eso, y ver si se pueden abrir asociaciones mixtas, promover el desarrollo local. El mercado de Tierra del Fuego es muy pequeño pero mínimamente tenemos que hacer un estudio para ver cómo se sale de esta situación, y no lo vamos a hacer si hay carencias de un proyecto y una propuesta política”.