Por Fernando Grava.

En agosto del 2017 el Gobierno de la provincia presentó, en Río Grande, la denominada Urbanización Cabo de Mar. Dicho proyecto urbanístico surgió cuando el propio Gobierno decidió comprar 60 hectáreas en el sector de Margen Sur, ex antiguo basural.

Cabe recordar que en aquella oportunidad la Gobernadora Rosana Bertone anunció que se iban a construir 2556 viviendas, que representaban el 50% de la demanda habitacional de la ciudad. Además, para esta operatoria, el IPV desembolsó 150 millones de pesos provenientes del Gobierno nacional.

En virtud de estos anuncios muchos inscriptos en el IPV tenían sembradas sus esperanzas en este proyecto urbanístico y a raíz de que fueron postergados como beneficiarios de viviendas, reclamaban que la solución se les otorgue en la prometida “Cabo de Mar” y por ello solicitaron al IPV dicha solución.

Sin embargo, desde el Concejo Deliberante se citó a los vecinos para informarles que dicho proyecto urbanístico, pese a llevar casi dos años prometido, aún no registra ningún avance concreto dado que el IPV no completó la información técnica correspondiente.

Por esta situación ayer al mediodía se llevó a cabo, en la Sala de Comisiones, del Concejo Deliberante, una reunión con el mencionado grupo de vecinos de la ciudad que había ingresado copia de la nota remitida al IPV, con la finalidad de exponer la situación que atraviesan en el marco de la crisis habitacional que hay en la ciudad y sus esperanzas depositadas en el proyecto Cabo de Mar.

Fu así que las Concejales Miriam Lali Mora y Verónica González, junto a la Directora de Desarrollo y Planeamiento Urbano del Municipio, Leticia Hernández, les informaron a los vecinos sobre la situación del mencionado proyecto de urbanización prometido por la actual administración provincial.

Las Directora de Desarrollo y Planeamiento Urbano del Municipio, Leticia Hernández, explicó la situación del emprendimiento de urbanización prometido por el Gobierno y sobre el cual los vecinos tenían expectativas de que sea una solución a su problemática.

La funcionaria municipal reveló que “esta urbanización tuvo dos instancias, la primera fue promovida por un privado en la cual hubo un visado por parte del Municipio”, y detalló que “las diferentes áreas técnicas de la Municipalidad analizan todos los aspectos de la urbanización y que termina aprobando el Concejo Deliberante de acuerdo a lo que dispone la Carta Orgánica”.

Sin embargo relató que “este emprendimiento privado le vendió los predios a Gobierno y la gente de Gobierno planteó una urbanización distinta a la primera” por lo cual es necesario “un nuevo análisis de todo y este análisis está abierto porque hay cuestiones que todavía el IPV debe presentar”.

Y especificó que estos aspectos pendientes tienen que ver con el hecho de que “falta el estudio impacto ambiental del sector, dado que allí funcionó, antiguamente el primer basural de la ciudad”, además “hay una modificación de las reservas fiscales municipales y de los espacios verdes que no eran los acordados en la primera presentación”.

Por lo que “todas estas cuestiones están sin resolverse porque aún no nos han respondido”, desde el IPV, por lo que aseguró que una posible solución habitacional para los vecinos está lejos de concretarse”.

Decepción

Marcelo Ruiz Ríaz, en representación de los restantes vecinos que asistieron al Concejo Deliberante explicó que “hace 10 días enviamos una nota al IPV una 20 personas para que se nos explique porque nosotros que tenemos legajos con más de 10 o 15 años de antigüedad no accedemos a la vivienda” y aseguró que desde el IPV, “nos dijeron que hay muchos casos sociales y que prevalecen los casos sociales”.

Por lo que “la nota también la remitimos al Concejo Deliberante, al Municipio y al Poder Legislativo y eso fue lo que hizo que la concejal Mora nos haya citado para escucharnos y solicitamos que nos acompañen”.

Por lo que aseguró que junto al  grupo de personas que lo acompañan “nos sentimos muy discriminados por el tema de la antigüedad porque si bien uno es consciente de la gente que está con discapacidad u otras problemáticas  pero yo tenía entendido que era un porcentaje, creo que entre un 15 o 20% pero en la 188 Viviendas el porcentaje fue de  fue del 82% y no nos entregaron a nosotros que en mi caso hace casi  14 años que estoy anotado”.

Recordó que la falta de vivienda vuelve la vida muy compleja dado que “el costo de vida es elevadísimo y todos tenemos una problemática y si bien puedo pagar un alquiler también es cierto que hace muchísimo tiempo que estoy esperando y me parece que es una burla”.

Y aseguró que “los Concejales nos dijeron que nos iban a acompañar “.

Además aseguró estar “sorprendido” por la información suministrada desde el Municipio en cuanto a la urbanización prometida por el Gobierno de la provincia dado que “el IPV todavía no presentó ningún proyecto habitacional” por lo que dudo de la posibilidad de que el IPV entregue los terrenos prometidos, por lo cual “me siento un tonto porque me prometieron algo que no me lo van a dar”, aseguró.

Por su parte la concejal Miriam Mora expresó que la reunión con los vecinos surgió con la necesidad de “explicarles la situación de la Urbanización Cabo de Mar prometida por el Gobierno de la provincia” y en tal sentido indicó que a la fecha “no ha ingresado al Municipio ningún proyecto de urbanización”.